Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cara y la cruz de la Enfermería: de un "pilar fundamental" en pandemia a la "inestabilidad" de las eventuales

El Sergas organizó, por el día internacional de la profesión, una jornada donde las profesionales dieron voz a su experiencia en pandemia | Las sanitarias temporales se concentraron en la Plaza Mayor para reivindicar sus derechos

El evento del Sergas en el Teatro Principal para homenajear la Enfermería y las eventuales protestando en la Plaza Mayor. //F. CASANOVA

El Servicio Gallego de Salud organizó en el área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco un evento bajo el lema “As voces da pandemia”, en el Teatro Principal, para celebrar el Día Internacional de la Enfermería. En el coloquio participaron profesionales sanitarias de diferentes servicios, pero con una línea argumental común que era la llegada del virus COVID a la vida diaria.

Rebeca María Gómez, enfermera del servicio de Reanimación, recordó que “las primeras sensaciones y emociones fueron de compañerismo y cuidar a nuestros pacientes, ante la incertidumbre que teníamos”.

Todavía hoy al recordar el sobreesfuerzo y la implicación se emociona por toda la experiencia vivida: “En aquellos momentos aprendimos a gestionar todavía más las emociones, porque teníamos la mente puesta en hacer algo y queríamos hacer bien las cosas, además de sobreponernos a los problemas personales y familiares que teníamos en nuestros hogares. Creció el compañerismo y ese sentimiento de amistad hizo que naciera una energía todavía mayor por el respeto al paciente y a la defensa del compañerismo”.

Una enfermera hablando sobre su experiencia en la pandemia. //F. CASANOVA FERNANDO CASANOVA

En el servicio de críticos como era la REA, la URPA o la UCI, los profesionales se comunicaron para hacer protocolos de descanso de los equipos de protección. Famosa es la imagen del daño que provoca en ellos las mascarillas o las máscaras, todo un símbolo de resistencia ante el COVID y ante las adversidades. Rebeca dice que “primero empezaron los de la UCI y después nosotros hicimos protocolos y también carteleras para adaptarnos a la nueva situación y para tener descansos con los EPI, porque claro había que tener una previsión temporal”.

"La Enfermería tuvo mucha importancia en pandemia, pero destacaría a todo el personal, sanitario y no sanitario"

decoration

A la pregunte de si de la pandemia salimos mejor, dice que “a nivel profesional sí”. Para ella, la enfermería “tuvo muchísima importancia, pero también destacaría a todo el personal sanitario y no sanitario como celadores o profesional de limpieza y todos los equipos multidisciplinares todos pusimos nuestro grano de arena para hacer nuestro trabajo de la mejor forma y dar una asistencia de calidad a los pacientes”. Y finaliza diciendo que “la pandemia parece que reavivó o resurgió esa energía de luchar por y para el paciente de una forma mucho más intensa”.

Desde Piñor

"Hicimos del oratorio y un despacho, una sala de psiquiatría"

decoration

Lorena Sobaco es profesional de Enfermería en el Hospital Psiquiátrico de Piñor y junto con otras profesionales hicieron que la Casa de Ejercicios del Obispado fuera un centro sanitario. “Al principio fue todo complicado porque tuvimos que adaptar una infraestructura religiosa en un hospital. Tuvimos que hacer requerimientos de seguridad en las apertura de ventanas y en los huecos de las escaleras de obra. Convertirmos una sala de juntas en un control de enfermería y pusimos un lavabo para ser un punto de agua para el personal, en un momento de la higiene de manos era importancia. Hicimos del oratorio y un despacho, una sala de psiquiatría y en la capilla guardábamos los carros de la medicación".

Y añade que "en la habitación del Obispo instalamos unos vestuarios para el personal y la enfermería en un dormitorio. Hubo que readaptar y hacer muchas cosas”, dice la profesional.

Sobre la voracidad de las noticias y el tiempo, junto a las renovaciones de los protocolos, dice que “no había tiempo para pensar nada, realmente estabas con el piloto automático. Programabas cosas y las ibas ejecutando en una situación de pánico que vivía la sociedad y también el personal, y todo lo hicimos de la mejor forma posible siguiendo una línea que nos habíamos marcado”.

Califica de “difíciles” aquellos primeros meses de pandemia y dice que “la Enfermería fue un pilar muy importante, ayudó y colaboró en todo, nadie se quejó y lo que más nos importaba eran nuestros pacientes. Primero fueron ellos antes que nosotros”.

Las Enfermeras Eventuais en Loita, en la Plaza Mayor. // F. CASANOVA FERNANDO CASANOVA

La cruz de las eventuales: “Trabajamos en precario, no hay ninguna estabilidad”

En el Día Internacional de la Enfermería, las profesionales temporales del Servicio Gallego de Salud se concentraron en la Plaza Mayor de Ourense para reivindicar sus derechos y unas mejores condiciones laborales en su trabajo diario.

“Llevamos años trabajando en precario, situación acentuada por la pandemia, y repercute en los cuidados que damos a nuestros pacientes en el día a a día, porque no hay estabilidad. nuestras carteleras son abusivas y sin ningún tipo de estabilidad, con las que resulta imposible poder organizar nuestra vida personal, conciliar o por ejemplo, tener la posibilidad de disfrutar de vacaciones, permisos y mismo de descansos reglados”.

Y terminan diciendo que “es por la mala gestión de diferentes administraciones, que están consiguiendo que nos replanteemos nuestra situación o incluso cambiar de profesión”.

Compartir el artículo

stats