Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maleza y ni un lavabo en 12 kilómetros de paseos termales: los usuarios piden a Jácome dotaciones

Con temperaturas máximas de 33,6 grados ayer en la ciudad “hay zonas donde no funcionan ni los grifos” | Termalismo rehabilitó Termas do Muíño, pero según los bañistas el agua sale hirviendo al no abrir la fría

Un deportista pasa ante un aseo termal cerrado y rodeado de maleza. INAKI OSORIO

Un vacío administrativo o de competencias retrasa la designación de una persona que se encargue de abrir y cerrar los váteres de las zonas termales de la ciudad cada día, lo que provoca que los usuarios de las termas, y los cientos de personas que cubren a diario a pie algún tramo de los 12 kilómetros de paseos termales, carezcan de un lavabo abierto. “No hay problema, la gente cuando tiene un apurón se va ahí, a esas orillas bajo los árboles y ya está. No hay que quejarse por todo”, indicaba con candidez una vecina de la zona.

Los váteres de las termas y orillas termales llevan dos años cerrados, desde antes de la pandemia, y no pudieron reabrirse, precisamente porque dejó de hacerse “lo que se había hecho siempre”. Y es que la apertura y mantenimiento de estos aseos de las zonas ribereñas “dependen de la misma empresa que hace la limpieza de las dependencias municipales, y eran ellos los que abrían por la mañana esos lavabos y los cerraban por la noche. Pero dejó de hacerse”, indican fuentes del Concello.

Esta carencia dotacional, que toca ya el aspecto sanitario, es una de las carencias que detectaban ayer los usuarios y uno de los temas que se abordaron ayer en junta de área, junto con la proliferación de maleza, que rodea buena parte de los entornos termales, ocultando incluso papeleras y otras dotaciones. Otro vacío sin solucionar pues, al parecer, el concurso público que iba a cubrir este servicio –la brigada de Termalismo no tienen apenas operarios– quedó desierto.

Le llama la atención a la oposición que la maleza esté en este estado en período de riesgo, pues empiezan las altas temperaturas, mientras el alcalde “cuelga un bando en el que advierte a los particulares de la obligación de desbrozar fincas para evitar incendios, cuando en las instalaciones municipales crece la maleza”.

A 33,6 grados y sin grifos

Amigos das Termas hizo pública su queja y exige dotaciones al alcalde, pues la situación afecta al símbolo termal de Ourense. Dotaciones en muchos casos “imprescindibles, pues con temperaturas de hasta 33,6 grados ayer en la ciudad, y muchos usuarios en horario de tarde, varios de los grifos que hay al lado de las termas no funcionaban”, explica el presidente de la Asociación Amigos das Termas, Kike Camoeiras.

A última hora de la mañana de ayer ya empezaban a llegar los usuarios a las Termas do Muíño, que el área de Termalismo ya ha limpiado, pero a las que ayer, “no pudimos entrar porque el agua sale hirviendo y no abrieron la fría; no entendemos nada”, explicaba María. Llevaban más de dos años cerradas por el COVID, y por la posterior ley de uso lúdico de aguas termales, que tan de lleno afectó al modelo termal ourensano.

Ángela, vecina de la zona, señalaba que “tampoco entiendo la filosofía de limpiar Termas do Muíño y que la gente no se pueda meter porque el agua sale hirviendo”.

“Está prohibido bañarse”, recuerda la concejala

La concejala de Termalismo, Flora Moure, explica que “no abrimos el agua fría, sencillamente porque está prohibido bañarse en Termas do Muíño. Desgraciadamente la gente tira las vallas y carteles que lo explican. Es un entorno muy reclamado por su belleza, pero hay que hacer unas obras de adaptación y esperamos poder utilizar ya la partida muy pronto. Mientras tanto, no se pueden utilizar” insiste.

Según Flora Moure, “decidimos limpiarlas para agilizar luego esas obras de mantenimiento necesarias en la zona. Ahí tenemos dos expedientes en marcha: primero el que permitirá hacer las obras de adaptación cuanto antes y luego, en paralelo, ver cómo se gestiona su uso si es necesario tomar medidas de vigilancia y aforo”.

José Manuel y Mercedes, dos venezolanos enamorados de las termas INAKI OSORIO

“Termas do Muíño son maravillosas, deberían abrirlas”

José Manuel y Mercedes - Venezolanos amantes de las termas

decoration

“Somos usuarios habituales de Termas do Muíño, y no sabemos el motivo de que esté cerrada, pues son maravillosas. El otro día estaba abierta el agua fría y te podías meter. Ahora no podemos entrar pues el agua sale hirviendo”

Antonio Blanco, usuario de las termas INAKI OSORIO

“Sin váteres, imagino qué hace la gente si tiene una apurada”

Antonio Blanco - Bañista y vecino de la zona

decoration

“Estas termas son únicas. No entiendo por qué no las abren, y espero no incumplir nada por entrar al recinto”, afirma. En cuanto a la falta de aseos, “es grave; sin váteres, es fácil imaginar qué hace la gente que viene a las termas o a pasear si tiene una apurada...”.

Compartir el artículo

stats