Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenada la “pequeña nicolasa” a 1 año y 9 meses de cárcel y devolver 11.000 euros

La acusada se conforma con una rebaja de la pena solicitada por la Fiscalía por un delito de estafa continuado | M. A. insistió en señalar que “no recibí los 32.000 euros”

M.A., “la pequeña nicolasa” con su abogado en los juzgados de Ourense. | // IÑAKI OSORIO

M.A. , más conocida como “la pequeña nicolasa”, se conformó con una pena de prisión de 1 año y 9 meses por un delito continuado de estafa. A pesar de que ella, a los medios de comunicación les reiteraba que era inocente, asumió los hechos al conformarse con una rebaja de la pena de cárcel (la Fiscalía pedía 2 años de prisión y la acusación particular 3 y también con una responsabilidad civil menor de la cuantía por la que se le estaban enjuiciando.

En el Juzgado de lo Penal 1 de Ourense se acusaba a M.A. de estafar presuntamente a cinco personas haciéndose pasar por amiga con capacidad de influencia y poder para convencer a cargos institucionales y públicos, principalmente del PP para conseguir favores como conseguir empleo o la solución de trámites y procedimientos administrativos, “a cambio de una retribución económica que adjuntaba a su patrimonio sin que en ningún caso realizara gestión alguna al respecto, por imposibilidad para ello”. La Fiscalía incide en el escrito de acusación que la acusada actuaba sin que los políticos o representantes institucionales “tuvieran el más mínimo conocimiento de ello”.

M.A. entró en la sala para conformarse con una pena de prisión de 1 año y 9 meses y el pago a una de las cinco víctimas que figuran en el escrito de calificación del Ministerio de Público de 11.000 euros, cuando la víctima asevera que le dio 32.000 euros.

El Juzgado de Instrucción, que embargó a la acusada, aproximadamente, 7.500 euros se los entregará a la víctima y además la “pequeña nicolasa” deberá entregar 4.000 más en concepto de responsabilidad civil en un intervalo de tiempo de 3 años desde la publicación de la sentencia.

Con el fallo condenatorio, M.A. deberá hacerse cargo de las costas procesales y no entrará en prisión, si bien la jueza de lo Penal 1 le impone un periodo de 3 años en los que no podrá delinquir y tendrá que hacer el pago de la cantidad determinada, para que la suspensión de la pena sea efectiva.

El abogado defensor, Luis Miguel, señaló a los medios que se llegó al pacto de conformidad porque “la acusada quería terminar con esto y zanjar el proceso aunque el hecho de la conformidad supone asumir que es culpable”. Además se refirió a que la cantidad de los 32.000 euros, la acusada no la había recibido y que se había llegado a esa cantidad de 11.000 euros a pagar porque “hay una serie de extractos bancarios en los que se basa la acusación y en razón de forma se llegó a esa cantidad”.

El abogado también señala que “mi defendida dice no recibir tal cantidad, si no que solamente recibió 1.800 euros, en dos pagos, uno de 1.400 y otro de 400”.

Una de las víctimas: “Le entregué 32.000 euros, no 1.800 como dice ella”

Una de las víctimas de la “pequeña nicolasa” fue una vecina de Ourense que según señaló a FARO “le entregué 32.000 euros, claro que se los entregué todos, no como dice ella que no, no sé como se atreve a decir eso”.

La próximamente condenada M.A. se hizo pasar por jueza e intermedió presuntamente para buscar las soluciones necesarias con el objetivo de solucionar un problema familiar de la víctima. La familia y la víctima se mostraban sorprendidas con la declaración de la acusada, ya que en la denuncia y en el escrito de calificación del Ministerio Público se fijaba la cantidad presuntamente estafada en 32.000 euros. Los hechos señalados fueron en 2016 y tras seis años de espera, la víctima solamente percibirá 11.000 euros, un tercio de lo presuntamente defraudado.

La familia afectada se mostraba estupefacta por las declaraciones de la acusada y ponía punto y final a un proceso judicial que “fue largo”. En el escrito de calificación, también se hace referencia a que cuatro de las cinco víctimas recuperaron su dinero, ya que la acusada se lo devolvió.

Eran cifras en torno a los 5.000 euros, a los 8.000, 2.000 y 3.000. Las estafas se produjeron entre los años 2016 al 2018 y con objetivos como conseguir un puesto de trabajo en una institución provincial para dos familiares, para la Guardia Civil o para solucionar trabas burocráticas con entidades del sector público.

Compartir el artículo

stats