Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Dónde está el móvil del presunto asesino de Velle?

Consta una llamada de la central de alarmas la noche de los hechos, pero el terminal no apareció. El juez cita a declarar a la madre del investigado, que dijo a la Policía que su hijo salió tras encerrarla en casa

El presunto asesino de Velle, Diego R. T., tras su detención. BRAIS LORENZO

La madrugada del 19 de febrero de 2021, Diego R. T. salió de su casa-galpón de A Batundeira (Velle, Ourense), se presentó en la de los vecinos y, después de urgir que le abrieran la puerta, presuntamente los acuchilló sin solución de continuidad, a gritos: “Voy a mataros".

La joven A. B. R., de 22 años, fue asesinada. Su novio y primo del agresor, A. B. G., resultó herido muy grave. Esa es la tesis que apuntala la instrucción judicial, en base a las evidencias y a la declaración del superviviente.

A la espera de lo que implique el informe psiquiátrico de los forenses sobre las capacidades del investigado, quedan algunos detalles que la acusación particular que representa a la familia de la asesinada considera necesario esclarecer.

El abogado Jorge Temes recurre para que se practique una diligencia que ve fundamental: la reconstrucción de los hechos, para esclarecer cómo fue el proceso de los acontecimientos, desde que el presunto asesino salió de su casa, pidió a voces en la de los vecinos que le abrieran, los atacó y después regresó a su vivienda, tras arrojar el cuchillo en una finca colindante, siendo localizado por policías que hablaron con él en el momento posterior y vieron sangre en sus brazos y en prendas que se había quitado.

El magistrado ha vuelto a denegar la prueba. La parte considera que sí debe realizarse, y además propone que esté presente un especialista de la Policía Nacional de la Sección de Análisis de Conducta.

La acusación particular solicita la reconstrucción, como un elemento de prueba de cara a un juicio con jurado, y para poner en contraste las manifestaciones del superviviente con la versión que dio Diego R. T. después de ser detenido.

En el paso a disposición judicial, declaró que se había levantado sobre las cuatro de la madrugada, se preparó un té e hizo tareas sin dejar el domicilio.

Con el mismo propósito de demostrar que lo que Diego R. T. dijo no es lo que sucedió, el abogado de la familia de la joven solicitó una nueva citación de la madre del investigado. El magistrado ha accedido y la cita será a principios de junio.

Madre e hijo se contradijeron

En una declaración testifical ante los policías, horas después del crimen, la progenitora ofreció en la comisaría provincial una versión que desdecía a su hijo –manifestó que la había dejado encerrada después de decirle que salía a matar unos conejos–, pero en su comparecencia judicial se acogió a su derecho a no declarar, como permite el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal a los testigos con una relación familiar directa con los investigados.

La acusación particular argumentaba que la mujer se acogió a la dispensa en el juzgado, tras haber declarado en sede policial de forma libre, después de haber sido informada de los derechos que la asistían. La parte sostiene que no es de aplicación la dispensa, y la madre ha sido citada para que acuda al juzgado.

En su primera comparecencia, en junio de 2021, la defensa del investigado aportó un informe que desaconsejaba la declaración de la mujer. La letrada Mónica Víctor ha recurrido contra esta nueva citación.

Hay un elemento más con el que la acusación particular quiere completar la instrucción, que está prorrogada tras la declaración de complejidad acordada por el juez poco antes de que se cumpliera un año del crimen. El teléfono móvil del investigado no fue localizado en el registro ni ha aparecido hasta la fecha.

La acusación particular sospecha que el presunto asesino se deshizo de él la noche de los hechos, de la misma manera que lo intentó con el cuchillo, arrojándolo a una finca colindante, aunque el arma blanca sí pudo ser recuperada.

La noche del asesinato consta una llamada de la central de alarmas al teléfono de Diego R. T. El abogado de la joven víctima quiere disponer de información sobre el tráfico de llamadas y mensajes del número del investigado, así como sobre su geolocalización, para conocer sus movimientos y las horas en aquella madrugada terrible.

Compartir el artículo

stats