Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La musicoterapia en la salud mental: “Ayuda a abrir canales de comunicación”

Patricia Oliveira y Montse Merino en el hospital de Piñor. | // I.O.

En el Hospital de Piñor, una vez a la semana, las personas internas con enfermedades mentales bajan a la primera planta para acudir a la sala de musicoterapia. Tienen sus rutinas para entrar y antes de hacerlo, las profesionales ya tienen todo preparado. Sillas dispuestas en círculo, un piano conectado e instrumentos en el centro del aula para que cojan el que más les guste.

Uno coge una pandereta y empieza a cantar “bienvenidos”. Otro acompaña al canto con una maraca y una mujer lo hace con un tambor. Es señal de libertad, de creatividad y de terapia para usar las respuestas y las conexiones sonoras personales para estimular cambios en el estado de ánimo y en el bienestar general de cada uno. Montse Merino, la coordinadora musicoterapia en Ourense y presidenta de la Asociación Gallega de Musicoterapia (Agamus), dice que “la musicoterapia es un proceso terapéutico donde primero hay una valoración y un diagnóstico, porque los sonidos o elementos sonoros para una persona pueden ser positivos y para otras pueden generar o recordar aspectos negativos. Además también hay un proceso de tratamiento e intervención y una evaluación de los resultados”. Y añade que “cada intervención se inicia con una observación activa, subjetiva-objetiva, para poner los datos en un informe donde después nos apoyamos para diseñar el perfil de la intervención específica para cada persona o grupo”.

La música del piano es uno de los atractivos de las sesiones de terapia en Piñor. | // I.O.

Las terapias en el Hospital de Piñor son grupales, pero también las tienen individuales. Así desde el año 2020, se firma un convenio con el Sergas para que Ourense sea el único área sanitaria donde se imparte este tipo de terapia, no solo a pacientes sino también a sanitario que lo necesiten o incluso familiares de pacientes.

Un ambiente de confianza

Mientras la sesión en el hospital de Piñor avanza, Montse explica que “a medida que se producen cambios en las personas, el perfil de la intervención del tratamiento se modifica, incidiendo en las nuevas necesidades que se identifican en las variaciones recogidas en los informes que usamos en cada sesión. A este conjunto de variación le llamamos foco, ya que a partir de estos datos, estructuramos la parte central de la intervención”. La coordinadora explica que la musicoterapia sirve para crear un ambiente de confianza entre la profesional y el paciente con el que abrir vías de diálogo y profundizar en su estado: “La musicoterapia hace que se cree una atmósfera de socialización, no solo entre las personas con enfermedades mentales sino también con el propio profesional que interviene en la terapia. De tal forma que permite llegar donde otras disciplinas no llegan, se genera un vínculo con el que se llegan a abrir vías de comunicación que son beneficiosas para el paciente porque puede contarnos algo a partir de su lenguaje verbal, pero también no verbal”.

Y añade que “la musicoterapia es un acto de creación compartida donde las personas expresan de forma sonora su mundo interno y donde la musicoterapia les ayuda a estructurar, dar forma y significado su composición, su creación. Solo tenemos una regla de oro, que es es que debemos saber escuchar al paciente en todo momento”.

La musicoterapia es una forma de expresión de las personas con enfermedades mentales, con la que poder conocer más sobre los pacientes.

Montse finaliza diciendo que “todas las personas para estar en el mundo necesitamos comunicarnos, relacionarnos socialmente y conocer a gestionar nuestros rasgos individuales. La musicoterapia contribuye a todo eso”.

Una aplicación que se extiende a todos los aspectos de la vida

Inconscientemente (o de forma consciente) la música es un salvavidas o un generador de energía positiva. Montse pone ejemplos como “si necesitamos hacer deporte y dar lo mejor de nosotros mismos físicamente, nos ponemos música motivadora. Si nos sentimos mal y queremos tener energía positiva, escuchamos música que nos dé ese bienestar e incluso si estamos tristes o queremos llorar, tenemos música para ello. La música está presente en todas las facetas de nuestra vida”. Por ello, aborda la musicoterapia científica aplicada como una ciencia dentro de diferentes ámbitos de aplicación como el comunitario, el clínico, el educativo-pedagógico, el sanitario y por supuesto el social. Ella es una firme defensora por esta aplicación y lo lleva demostrando desde la creación de Agamus (Asociación Gallega de Musicoterapia) en 2003 y su progresión y expansión tanto nacional como internacional. Para ello, se empeñó en que la musicoterapia se estudiara en Ourense. Montse dice que “música, medicina y musicoterapia, son tres profesiones diferentes, con estudios similares y diferentes.

Para ser musicoterapeuta hay que estudiar una formación larga como se hace en Europa y otras partes del mundo, donde la musicoterapia es un grado, máster y doctorado. En Galicia nosotros ofrecemos una formación de cuatro años y un máster que cumple con todos los requisitos establecidos por la Confederación Europea de Musicoterapia. Nuestra formación se inició hace 21 años y está completamente consolidada desde una perspectiva científica. La formación de Galicia es una formación científica aplicada”. Dicha formación se imparte los fines de semana en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense y una de sus alumnas es Patricia Oliveira. Ella es lusa y viaja desde Braga a Ourense para formarse en el mundo de la musicoterapia y realiza el mismo viaje cada jueves para impartir su terapia en el Hospital de Piñor. La profesional lusa dice que “yo me formé en el mundo de la música y quería encontrar una utilidad social de la música y la musicoterapia sirve para eso, para ayudar a los demás a partir de la música y los elementos sonoros”. Señala estar “contenta” y añade que “se aprende mucho en la formación, pero también en las terapias donde pones en práctica los conocimientos y ves como mejoran las personas que vienen a la terapia”.


Compartir el artículo

stats