Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El interior de Ourense, el congelador gallego

Tres localidades de la provincia registran las mínimas, con Calvos de Randín casi a -9 grados. La ciudad llegó a -4,5 grados y la alerta amarilla por frío se mantiene hoy

Madre e hijo, vecinos de la zona de Salto do Can, con dos capas de hielo. IÑAKI OSORIO

El frío aprieta en estos días de enero y el interior de la provincia de Ourense registra las temperaturas más bajas de la comunidad, en los lugares en los que cada invierno es frecuente que la sensación gélida impere y desplome los termómetros varios grados bajo cero. Hoy se mantiene la alerta amarilla por bajas temperaturas.

Según Meteogalicia, en la zona del Miño y en el sur de Ourense, las mínimas volverán a bajar este martes de los -4 grados, con nieblas en las primeras horas el día en el interior. El lunes, la mínima de la comunidad se registró en Calvos de Randín, como casi siempre: -8,8 grados a las 3.30 horas de la madrugada. En la ciudad el frío llegó a los -4,5 grados.

En las horas centrales del día, con el anticiclón, las temperaturas se suavizaron, con valores por encima de los diez grados. De madrugada y por la mañana el ambiente es gélido. Además de Calvos de Randín, las otras localidades ourensanas que soportaron los valores más bajos de la comunidad fueron Verín –una mínima de -7,4 grados–, y Baltar, donde hubo -6,8.

Con la inversión térmica, el frío fue más intenso en zonas de valle que en la montaña, si bien también en los puntos altos se notó el frío este lunes. Hubo -3,4 en O Invernadeiro, en Vilariño de Conso, así como en A Veiga. Se registraron -2,5 grados en Manzaneda.

Una finca helada en el barrio ourensano de O Couto. INAKI OSORIO

Las heladas colorean de blanco los solares, prados, aceras y cubiertas de los edificios. Pero además representan un riesgo para la seguridad vial. Las máquinas de sal y fundentes y los servicios municipales arrojan estos productos antiheladas para evitar percances. Por otra parte, la sucesión de varias jornadas sin lluvias aumenta el riesgo de incendio forestal.

Compartir el artículo

stats