Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de A Carballeira ponen en entredicho la nueva gasolinera del barrio

Presentarán un escrito en el Concello para pedir una reunión con la edil de Urbanismo | Señalan que faltan informes preceptivos y “hay incumplimiento con el PXOM de 2013”

Turismos repostando, ayer, en la gasolinera de Marcelo Macías.

Una junta de gobierno del Concello de Ourense dio luz verde al proyecto de construcción de la nueva gasolinera que se ubica en la calle Marcelo Macías y ahora es la Asociación Vecinos Carlasca de A Carballeira la que duda de la compatibilidad del proyecto con el plan urbanístico, además de señalar que representa un “peligro para la salud”.

Los accesos de las instalaciones sin acondicionar.

Un particular ya presentó recurso al proyecto de la gasolinera y desde el colectivo vecinal destacan que “estamos preocupados por los efectos nocivos sobre la salud, y especialmente sobre las personas mayores y niños, que tienen las gasolineras en las zonas residenciales sin guardar una distancia mínima. Además de esta situación se va a producir una congestión del tráfico y en muchos momentos un caos vial porque conlleva mucha mayor inseguridad por los camiones cisterna, los vehículos pesados y por la condición de tener la entrada y salida del recinto justo en la glorieta”. Y sobre esta circunstancia añaden que “observando el expediente no hemos encontrados ningún informe sobre el tráfico en esta vía urbana de la Policía Local que en estos casos son informes preceptivos”.

Los vecinos y vecinas de la asociación del barrio consideran “insuficientes” los procedimientos realizados para informar sobre “las instalaciones insalubres proyectadas en sus inmediaciones”. A este respecto, representantes vecinales dicen que “nos enteramos de las obras cuando ya estaban avanzadas sin que nadie nos dijera nada y se colocó el cartel informativo del proyecto de obra hace escasos días, cuando el procedimiento administrativo se inició hace dos años sin que se nos dijera nada a los vecinos”.

También hacen hincapié en la distancia a la que está ejecutada la gasolinera diciendo que “en el entorno inmediato existe una edificación unifamiliar, un edificio de viviendas y una edificación tradicional, por lo que no se cumple la distancia de los 20 metros respecto a esta edificación en uno de los surtidores, la cual no podría rehabilitarse ni ampliarse debido a la peligrosidad de las instalaciones”.

Por último, en el escrito que remitirán al concello y al que le pedirán una reunión con la edil de Urbanismo, Sonia Ogando, explican que existe una incompatibilidad de la obra ejecutada con el plan general proyectado inicialmente en 2013 y aprobado provisionalmente en 2018. Los representantes vecinales señalan que “es totalmente incompatible con el proyecto de la estación de servicio, en primer lugar porque quedaría en medio de un futuro vial, afectando a una zona verdad y no sería posible la ordenación prevista ni la construcción de viviendas”. La Asociación Carlasca también critica la licencia de actividad ya que “la aceras no están arregladas y dejaron los accesos todos estropeados, una persona en silla de ruedas no puede pasar por esa acera”.

Compartir el artículo

stats