Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La DGT intensifica la vigilancia y control del transporte escolar en la provincia

La pasada campaña se realizaron 46 inspecciones y se formularon 14 denuncias, la mayoría por irregularidades administrativas | La supervisión incluye vehículos y conductores

Un agente realiza la inspección de un autobús escolar, en Seixalbo. | // FERNANDO CASANOVA

La Dirección General de Tráfico inició ayer una campaña especial de vigilancia y control del transporte escolar que se extenderá hasta el viernes y que tiene por objetivo comprobar que tanto los vehículos como los conductores cumplen todos los requisitos que exige la normativa.

La siniestralidad en este sector en los últimos cinco año ha sido muy baja, con un único herido leve en un atropello al apearse del autobús ocurrido en Pontedeva en 2020. De hecho, el jefe provincial de la DGT, David Llorente, explica que el “90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, o en los instantes inmediatos. En muchos casos, indica, “se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor o de los acompañantes”.

Por eso, desde la Subdelegación del Gobierno recalcan la importancia de concienciar a la comunidad educativa y a las familias de la necesidad de cumplir las normas. Así lo destacó el subdelegado, Emilio González Afonso, que participó junto a Llorente y el teniente del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Ourense, Javier Barja, entre otras autoridades, en la presentación de esta campaña que se hizo en el aparcamiento del CEIP de Seixalbo, con la asistencia también de la directora del centro educativo, María José Feijóo.

Durante estos cinco días, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y de las policías locales de Ourense, O Barco, Xinzo de Limia y O Carballiño realizarán inspecciones sobre los vehículos del transporte escolar y sus conductores, especialmente en carreteras convencionales y en vías urbanas.

La vigilancia sobre este sector es “permanente”, recalcan las autoridades, pero esta semana se intensificarán los controles preventivos sobre los autobuses para controlar de manera específica que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio.

Asimismo, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

En la campaña equivalente que se realizó el pasado mes de diciembre, se controlaron en Ourense 46 autobuses y se formularon 14 denuncias. Según los datos aportados por la Subdelegación del Gobierno, las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias generaron, bien por no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar, o por irregularidades con el seguro de responsabilidad ilimitada que exige este tipo de transporte.

Además, 2 vehículos controlados carecían del letrero indicativo del número de plazas y en otro autobús se detectaron anomalía en las puertas de emergencia y servicio.

Compartir el artículo

stats