Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cineclube Padre Feijoo dobla su energía en pandemia: “Tenemos afán de resistir”

Fernanda Barros, Manel Rodríguez, Óscar Iglesias, Manuel Precedo e Iñaki Novoa. | // FERNANDO CASANOVA

Dos años de pandemia con sus períodos de restricciones y reducción de aforos, unidos a la ausencia de ayudas han llevado a asociaciones sin ánimo de lucro como el Cineclube Padre Feijoo a una situación delicada. La caída de la asistencia a las proyecciones y la incertidumbre ante la evolución de esta sexta ola preocupan a la junta directiva, que no oculta que esta situación “puede complicar la viabilidad de la actividad en los términos actuales de calidad y duración”.

Esta frase forma parte de la memoria de actividad del año 2021 que ayer presentó la junta directiva en su asamblea ordinaria, y es la alerta que lanza el Cineclube para recordar que tras las proyecciones semanales en la Casa da Cultura no solo está el trabajo voluntario de un grupo de amantes del cine y la cultura, sino también un coste económico que está consumiendo las reservas de la asociación.

“Esa frase no quiere decir que esto se acabe ya, o que sea el último año; porque de momento no es tan grave”, afirma el presidente del cine club, Manuel Precedo. “Es un aviso para decir que si esta situación se mantiene en el tiempo podemos aguantar dos años, pero al tercero tendremos que tomar medidas drásticas. Somos fuertes y tenemos afán de resistir, pero hay que ir advirtiendo de que esto tiene que mejorar”, añade.

Sin apoyo del Concello

En ese horizonte de dos años de resistencia es clave un posible cambio en el gobierno de la ciudad. “Tenemos que resistir, al menos hasta que pase esta Alcaldía, porque ya sabemos que no vamos a contar con ninguna ayuda del Concello de Ourense”, afirma Precedo. “Es razonable que se ayude a sectores como la hostelería, pero nosotros, que no tenemos ánimo de lucro y que también estamos sufriendo económicamente, no tenemos ninguna ayuda”, añade.

Durante el año 2021, el Padre Feijoo solo pudo ofrecer 61 películas y 69 proyecciones. La programación empezó dos meses más tarde de lo habitual porque el grupo realizó con cargo a su presupuesto obras de impermeabilización en el edificio para evitar humedades que estaban afectando a los pasillos, el almacén y parte del escenario. En relación con 2020, año en el que celebraron su 50 aniversario, hubo 101 proyecciones y 43 filmes menos.

Plus de seguridad

Este descenso en la actividad, unido a la reducción del aforo al 30 o 50% que el Cineclube todavía mantiene a la mitad para ofrecer un plus de seguridad a sus espectadores, se traduce en un balance de 1.549 espectadores, 3.098 menos que en 2020.

Precedo explica que solo una de las proyecciones realizadas en 2021 superó los cien espectadores. Esta caída en la asistencia se explica, señala el cineclub, por el cambio en el paradigma de consumo cinematográfico, orientado a un consumo seguro en casa, o en lo difícil que está resultando recuperar la normalidad prepandémica en costumbres arraigadas como la de ir al cine. “Nuestra masa de espectadores es bastante mayor, y echamos de menos a gente que era habitual, pero que entendemos que no viene por el miedo”, señala Precedo.

Para resolver los problemas de aforo, la entidad ha pedido colaboración a la Diputación de Ourense para usar, una vez a la semana, el Teatro Principal. “Pero todavía no hemos recibido respuesta”, lamenta Precedo.

Programación en enero y febrero

La resistencia que ejercen para mantener una programación de cine independiente en la ciudad, así como colaboraciones habituales con el Colegio de Médicos, el Museo Etnolóxico de Ribadavia o AMAL, entre otros, tiene su efecto en una programación ya cerrada para enero y febrero. Los lunes de filmoteca ofrecerán 5 películas, tres de ellas rusas. También se incluye en este programa la francesa “Les dames du bois de Boulogne”, dirigida por Robert Bresson y protagonizada por una joven María Casares que en ese momento tenía 21 años e iniciaba su relación con Albert Camus. La cinta podrá verse el 14 de febrero.

El ciclo Abisal arranca hoy y tiene programadas seis películas, empezando por la de esta tarde, también rusa, “Queridos camaradas”, de Andrei Konchalovsky.

Las proyecciones son en la Casa da Cultura,(rúa Concello, 11), los lunes, a las 20.30 horas, y los miércoles a las 18.00 y 21.00 horas.

Compartir el artículo

stats