Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco concellos ourensanos en preaviso por la gripe aviar que se ya se detecta en España

Porqueira, Rairiz de Veiga, Vilar de Santos, Sandiás y Xinzo tendrán la obligación de guardar las aves de corral en recintos cerrados

Talinda, con sus gallinas en el municipio de Sandiás, declarada zona de riesgo. | // FERNANDO CASANOVA

La detección de varios focos de gripe aviar en varios países de la Unión Europea, y que ya se detectó en Lleida, obligó a la Consellería de Medio Rural a declarar la prohibición de cría al aire libre de aves de corral en 34 concellos de los cuales siete están declarados región de especial riesgo y el resto como zonas de especial vigilancia, entre los que se encuentran cinco concellos ourensanos.

El municipio de Xinzo de Limia y toda su área de influencia como Rairiz de Veiga, Porqueira, Sandiás y Vilar de Santos son las zonas declaradas de especial vigilancia por el gobierno gallego ya que en dicha extensión de terreno se produce la migración de aves que pueden transmitir la gripe aviar. A este respecto, la obligación en estos municipios es recluir las aves en recintos cerrados a cubierto para que no se produzcan relaciones o contactos con otras aves silvestres o salvajes con el fin de que no se transmita la gripe aviar.

Talina, una vecina del municipio de Sandiás, no se había enterado de la noticia que publicó mediante decreto el gobierno gallego y tenía a sus gallinas por un huerto ajeno al lugar donde las guarda. Como ella otros tantos vecinos de los municipios afectados se mostraban incrédulos y otros habían escuchado la obligatoriedad en la televisión.

La norma impuesta no solo afecta a explotaciones con fines comerciales si no también de autoconsumo, por lo que la medida se extiende a todas las aves de corral que estén en estos concellos con un nivel alto de detección de algún caso. Desde la delegación de Uniones Agrarias de Xinzo comentan que “en esta zona la mayoría de explotaciones suelen estar en granjas cerradas, por lo que el decreto afecta mínimamente algún tipo de explotación comercial. Además también están los particulares, que en el rural ourensano son muchos que tienen gallinas, pollos y otras aves de corral que les aconsejamos que tengan un recinto cerrado para meterlas o con la separación metálica debida con el fin de que no se produzca interacción entre cualquier tipo de ave silvestre con las de corral”.

La normativa autonómica advierte que los titulares particulares tienen la obligación de inscribir en el registro administrativo los corrales avícolas a su cargo, con el fin de tenerlas localizadas y así poder protegerlas en caso de que aparezca un brote en Galicia. La norma fue trasladada a agentes, veterinarios, representantes del sector y los municipios gallegos afectados que en el día de ayer esperaban a la notificación oficial para publicar un bando municipal con las normas y medidas que se detallaban en el decreto para hacerlas llegar a todos los vecinos y vecinas para que cumplan con la obligación pertinente.

Compartir el artículo

stats