Un año de prisión más dos de alejamiento es la condena que acepta Joaquín P., por acosar a una mujer con una discapacidad reconocida del 97%. El individuo, contra el que se han abierto varios procedimientos penales en los últimos años y que ya ha sido condenado por abuso sexual, compareció por videoconferencia desde Olot (Girona), donde reside actualmente. Antes lo hacía en Verín, donde ocurrieron los hechos.

Se considera probado que “con la intención de hostigar y causar una sensación de inseguridad y temor” a la víctima, desde finales de 2018 y hasta julio de 2019 acudió “de forma persistente y continuada” a las inmediaciones del domicilio de la víctima. Le sacaba fotografías y hacía grabaciones con su teléfono, la increpaba e incluso le mostraba sus genitales. Con el mismo propósito, el acosador remitió una nota en la que proponía “andar a escondidas de novios, porque os teus fillos igual che rifan”. Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió un sentimiento de inseguridad y un cuadro de ansiedad, hasta el punto de no salir de casa por temor al acusado.