Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos candidatos y 1.600 militantes a los que cautivar

Rafael Villarino y Alfredo García, ambos profesores de 55 y 68 años de edad, arrancan hoy la campaña por el liderazgo del PSOE en la provincia

Rafael R. Villarino y Alfredo García.

Rafael Rodríguez Villarino y Alfredo García. Dos hombres y una misma aspiración: conseguir el liderazgo del PSOE en Ourense. Se enfrentan, desde hoy, en una campaña electoral de primarias para ocupar la secretaría provincial del partido cuyo desenlace desvelarán las urnas el próximo 23 de enero. Tendrán que conquistar a 1.600 militantes socialistas con derecho a voto, de ellos 693 (aproximadamente) en la comarca de Ourense.

Conseguir el liderazgo provincial del PSdeG-PSOE es el objetivo confeso de ambos candidatos, el trasfondo es la lucha de las familias socialistas por llevar las riendas del partido, una guerra que no cambia de cuadrilátero, solo de púgiles y que esta vez se dirime con menos ruido.

Los aspirantes comparten al menos los mismos objetivos: un partido fuerte para conseguir la Alcaldía de la capital para el PSOE y, ya sin plazos –pues la complejidad de la “cosa” política ourensana es manifiesta–, arrebatarle a Baltar la Diputación de Ourense.

El aspirante Rafael Rodríguez Villarino tiene 55 años y es profesor de la Universidad de Vigo. Fue alcalde de Amoeiro durante 12 años, concejal en Ourense y es el candidato más votado a la Alcaldía de la ciudad. Ya es secretario provincial en funciones del PSOE y afirma que vuelve a postularse a este cargo orgánico porque consiguió una mayoría histórica en los pasados comicios para el PSOE en la ciudad y la provincia, y no pudo ser alcalde, como dictaron las urnas, por el pacto entre el PP y Jácome.

Alfredo García, de 68 años, es profesor jubilado. Decidió, tras casi 40 años de militancia socialista y 22 como alcalde de O Barco –puesto que aún ocupa–, postularse por primera vez a un cargo orgánico como la Secretaría Provincial del PSOE para rescatar, dice, a un partido “en estado crítico” y que “no da voz a la militancia”.

Villarino le responde : “No me extraña que le preocupe la militancia; desde que es alcalde de O Barco, no han dejado de perder afiliados. Ahora solo tienen 47”.

Ambos arrancan hoy una campaña, que promete ir endureciendo el duelo dialéctico en los próximos días. Alfredo García empieza en su feudo, Valdeorras. Villarino lo hará en Trives, como símbolo del concello donde el PSOE pasó de no existir a ganar la Alcaldía.

Rafael Villarino: "Si Baltar no me quiere de candidato, es que algo algo habré hecho bien"

¿Por qué decidió aspirar a una segunda etapa como secretario provincial?

Porque los resultados que conseguimos fueron los mejores en la historia de la democracia en Ourense. Por primera vez el PP perdió la mayoría absoluta y solo un pacto entre Baltar y Jácome impidió que gobernáramos. Los resultados no se materializaron con el gobierno que debería y ahora es el momento de conseguir una mayoría incontestable, que haga posible el cambio político en toda la geografía de Ourense.

Coincide en eso con su oponente Alfredo García. El quiere conseguir para el PSOE esa Alcaldía “robada” por el bipartito.

Es verdad, ganó el PSOE, y el candidato que consiguió los mejores resultados desde 1991 fui yo. Es un dato objetivo.

El propio Baltar se ha metido en la campaña socialista.

Sí, pidiendo el voto para Alfredo. Está claro que si no soy el candidato de Baltar es porque lo habré hecho bien. Me quiere fuera porque teme que volvamos a ganar.

Alfredo García afirma que se presenta a las primarias porque se pierden afiliados y para recuperar la voz de la militancia socialista. ¿La ha tenido usted secuestrada?

Hombre, él sabrá. Desde que está de alcalde en O Barco bajan los militantes. Empezó en 2010 con 78 y está en 47 afiliados en la comarca. Bajada permanente. Es normal que quiera recuperar la voz de la militancia. Yo cuando estuve de alcalde en Amoeiro, pasamos de 0 a 31 militantes, con solo 2.300 habitantes. En Ourense, donde estoy de candidato, aumentó la militancia de forma exponencial.

¿Por qué empieza hoy su campaña por Trives y no por Amoeiro?

Porque cuando empecé en el anterior mandato como secretario provincial, en Trives no había ni agrupación, ni militantes. Hoy hay de todo y tenemos hasta la Alcaldía de Trives. Es simbólico de lo que se puede conseguir.

Hay paralelismos entre García y usted: los dos profesores, con experiencia previa como alcaldes.

El ya está jubilado. Yo me gradué en la UVigo y sigo dando clases ahí, a pesar de que Baltar y todo el PP trataron de impedirlo. Además no solo tengo claro lo que precisa está provincia, sino el modo de conseguirlo. El candidato solo debe cambiarse si hay malos resultados, no cuando tuvo los mejores.

¿Cuáles son los logros que va a exponer estos días ante la militancia?

Que en 2007, cuando me presenté a la Alcaldía de Amoeiro, había un solo concejal, conseguimos la Alcaldía y la mantuve 12 años con mayoría absoluta, una alcaldía que abandoné con mucho dolor para conseguir la de Ourense para el partido. En cuanto a avales orgánicos, conseguimos una estructura estable, tenemos recursos, medios tecnológicos y un grupo de 9 representantes muy unido en la Diputación.

Pero en el Concello tiene 5 ediles en contra.

El PSOE es un partido democrático, aunque tenga distintas posiciones en lo orgánico, ha estado institucionalmente unido en el Concello en todas las votaciones, y se ha mantenido la unidad a la hora de trabajar desde esta institución.

Alfredo García: "Me presento porque el PSOE está en un momento crítico. Los afiliados se dan de baja"

Lleva casi cuatro décadas como militante socialista y 22 como alcalde de O Barco. ¿Por qué ahora su candidatura a estas primarias?

Es la gran pregunta, pues nunca aspiré a ostentar cargos orgánicos. Lo hago ahora porque el partido se encuentra en un momento crítico, hay un gran descontento en la militancia; muchos se dan de baja al no sentirse importantes ni queridos. Decidí hacer un esfuerzo y aportar mi grano de arena. Creo que va a salir bien, pues estos días vemos que hay una cercanía grande y serán los militantes los que decidan qué modelo quieren.

¿Insinúa que la militancia está silenciada durante el mandato de su ahora oponente, Villarino?

No hace falta que me lo diga nadie; lo veo yo. En dos años y medio de mandato los alcaldes no nos reunimos ni una sola vez. Los militantes quieren tener presencia en el día a día del partido, que la ejecutiva se implique y cuando hay un problema que acuda para tratar de resolverlo.

El cambio en la dirección gallega con la era pos-Caballero, ¿le beneficia en sus aspiraciones?

Yo siempre me llevé bien con todos los secretarios generales. Solo quiero hacer una candidatura desde la base, que sea de la militancia. Lo que más me importa es que vayan a escucharme cuando acuda a las distintas comarcas. Cuando me presenté por primera vez a alcalde de O Barco, prometí a los vecinos solo lo que sabía que podría cumplir. Ahora mi intención es empezar a trabajar ya al día siguiente del congreso provincial [si gana las primarias] para hacer las mejores listas y conseguir más alcaldes y alcaldesas para la provincia.

¿Cuáles son sus grandes objetivos como candidato?

El primero, la ciudad de Ourense. No puede seguir así ni un mandato más. Lo segundo, aunque ya es más complejo, será la Diputación provincial.

Que Manuel Baltar diga que usted es la salvación del PSOE, ¿es un piropo o una condena?

Son chascarrillos que solo quieren confundir. No voy a entrar. Si gano será bueno para el PSOE.

¿Qué méritos puede aportar usted al PSOE que no tenga Villarino?

Mi larga trayectoria política, son 22 años y medio en la alcaldía, primero en minoría, luego en coalición y con 5 mayorías absolutas, todas de gestión eficaz y de saber hacer las cosas, y mi gestión en la Fegamp.

¿Por eso arranca la campaña hoy en Valdeorras?

No podía ser de otro modo.

¿La comarca de Ourense, con casi 700 afiliados, de los 1.600 que tiene el PSOE en la provincia, será un electorado fácil?

Por falta de trabajo no va a ser. Ourense ciudad está en situación difícil y hay que presentar una candidatura rigurosa y seria.

Villarino no será su candidato obviamente. ¿Se plantea, si todo sale según su hoja de ruta, dar el salto a la Alcaldía de Ourense?

Esto no va de fichajes como en el fútbol. Ni se me ocurre. Mi prioridad es el Concello de O Barco. En Ourense hay gente muy válida, hombres y mujeres para esa lista a la Alcaldía.

Compartir el artículo

stats