Los socialistas ourensanos denunciaron públicamente la reciente licitación para la compra de 40 autobuses hecha por el gobierno municipal y señalan que obedece a “intereses oscuros” del regidor ourensano, con la “complicidad del PP”. Rafael Villarino, portavoz municipal, destacó que con el nuevo servicio “se dejará a los vecinos y vecinas de los barrios de O Couto, O Vinteún, A Ponte, Mariñamansa o Seixalbo sin conexión directa al centro de la ciudad y con puntos claves como la residencia o la estación de tren”.

Los socialistas critican las numerosas partes que presenta el expediente de licitación del contrato de la compra de 40 autobuses. Natalia Benéitez dijo que “es demoledor y en el mismo se hace mención a que el expediente se armó de manera irregular y ahora mismo esos 14 millones de euros costará la nueva flota no se podría pagar por parte del Concello de Ourense y supondría una hipoteca para las arcas públicas de la ciudad”. Y añadió que “hay que recordar que el PP votó en contra de este expediente en junta de gobierno local, por lo que el PP se está poniendo de perfil y actúa con suma demagogia, ya que son ellos mismos los que ahora votan en contra, pero que apoyaron la macromodificación de crédito de 65 millones de euros que incluía esta compra”.

Natalia Benéitez arguyó que “hay un fondo muy oscuro, muy peligroso y ante el cual los socialistas no nos vamos a quedar quietos.

Rodríguez Villarino también señaló que “estamos hablando de una cantidad de dinero desorbitada que va a repercutir en la economía del Concello, en un claro atentado contra las arcas públicas y al bienestar de la ciudad”.

Los socialistas llevarán al pleno del próximo viernes una moción para que la corporación municipal se manifiesta y en la que exigen al gobierno municipal la puesta en marcha de una licitación “urgente y completa” del servicio de transporte y que se haga “en base a informes técnicos rigurosos”. Además añaden que “se paralice el procedimiento de licitación de los 40 nuevos autobuses por suponer un grave riesgo”.