Una orden general publicada el 20 de diciembre pasado recoge la asignación de la plaza de jefe provincial de operaciones de la comisaría provincial de Ourense a José Antonio Baño Ona. Se trata de su primer destino una vez conseguido el ascenso al rango de comisario. Este policía procede de la jefatura de las Unidades de Intervención Policial (UIP), que son conocidas como los antidisturbios de la Policía Nacional. Esta división depende de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana. En la ciudad de As Burgas asumirá un puesto que supone el número dos en la escala de mando, justo por detrás del responsable provincial del cuerpo, que es Juan Carlos Blázquez desde 2018.

Tras el nombramiento, Baño Ona dispone de un plazo de treinta días para integrarse en la demarcación ourensana. Fuentes consultadas de la comisaría indican que el nuevo mando todavía no se ha incorporado. Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que aglutina a la mayoría de los agentes de esta sede, ya han mantenido un contacto telefónico con el nuevo jefe provincial de operaciones. Los representantes ven “con optimismo “su incorporación y confían en que continúe con el “buen trabajo realizado en las UIPs, su último destino”.

Según la organización de funciones, el jefe provincial de operaciones es el máximo responsable operativo, así como el encargado de ponerse al frente del protocolo de los llamados incidentes críticos, aquellos hechos de naturaleza no terrorista que supongan un peligro para la vida y la integridad física, y requieren una actuación coordinada entre distintos servicios e incluso la utilización de recursos menos habituales. Como ejemplos de este tipo de sucesos, personas que se atrincheran, suicidas armados o conflictos familiares.

Una vacante desde septiembre

Baño Ona sucederá en el puesto a Eduardo Gutiérrez Jiménez, que estuvo poco más de un semestre como número dos de la comisaría. El pasado mes de septiembre se despidió de la demarcación para integrarse en la Unidad de Planificación Estratégica y Coordinación (UPEC) de la Dirección Adjunta Operativa (DAO), en Madrid, para asumir la jefatura del Área de Planificación y Prospectiva.