La edad media es de 61 años en Beariz, un municipio de Ourense con menos de un millar de habitantes que es cuna de centenarios en la provincia más envejecida de España. La familia que han formado Alejandro González y Leticia Domínguez, de 38 y 37 años, da nuevos bríos al pueblo. En el colegio hay 13 niños matriculados y ellos ya son padres de tres menores. El 31 de diciembre, a las 21.44 horas, con semana y media de retraso, llegó Chloe. Con 3,66 kilos y tras un parto natural, ha sido el último bebé que vino al mundo en Ourense en 2021.

La primera provincia de Galicia a la que ha llegado el AVE padece una tormenta perfecta que agrava su crisis demográfica: los nacimientos registrados en su hospital principal, el CHUO, han caído un 31% en la última década (1.147 en 2021, 1.187 en 2020, 1.667 en 2011); en catorce municipios –el 15% del total de los 92 en los que está dividido este territorio– hubo menos de diez alumbramientos entre 2015 y 2020, y la pérdida de habitantes no se detiene, con una caída de 180 al mes de media en la primera mitad de este año, con la pérdida de la barrera de los 305.000 residentes, 124.000 menos que en 1981.

Cuando irrumpió la pandemia, Alejandro y Leticia decidieron dejar Oviedo, la vida confinada en un piso y el agobio de la ciudad en tiempos de incertidumbre, para instalarse en Beariz, en la “naturaleza viva”, dice él. No tenían conexión alguna con este municipio, pero el socio del varón disponía de una casa, y la implantación de fibra óptica –una de las claves para hacer competitivo el ámbito rural– le permite trabajar desde el domicilio. La buena acogida de los vecinos le ha sorprendido, destaca.

Tras Azahara y Manuel, de 10 y 8 años, Chloe amplía la familia. El cambio de Oviedo a Beariz ha sido “total”, resume Alejandro. “Aquí hay paz y relax. El rural solo tiene ventajas, aunque los gobiernos deberían apoyarlo más, dotando más servicios y que estén más cerca. Para ir al médico hay que desplazarse a O Carballiño u Ourense”, indica.

Adrián y Alba, los padres de Antía. // IÑAKI OSORIO INAKI OSORIO

Antía, la primera ourensana del 2022

Antía se adelantó al plan previsto –su llegada se esperaba para el 12 de enero–, y ha sido “el mejor regalo de Navidad” para Alba Gómez y Adrián Pereira, que son padres primerizos a sus 28 años. Con 2,950 kilos, es el primer bebé de Ourense del 2022: nació a las 6.37 horas de Año Nuevo.

De Tomiño y de Tui, la pareja volverá con su pequeña a su casa de Loiro, en Barbadás, el municipio ourensano con la edad media más baja (43 años).

A la espera en Verín y O Barco

Hasta las 22 horas de este 1 de enero, el Sergas no había notificado ningún nacimiento en los hospitales comarcales de Verín y O Barco de Valdeorras. En este centro, Sara, hija de padres procedentes de Afganistán, fue la última niña del año 2021.