“Llegar a Madrid en dos horas y pico está bien. Incluso comprar un pijama en un centro comercial dentro de una estación. Pero esas no son las necesidades reales del ferrocarril en Galicia”, comenzó leyendo en un comunicado Pedro Cano, presidente del comité de Adif en A Coruña.

Trabajadores ferroviarios de las cuatro provincias reclamaron ayer –minutos antes de la llegada del primer viaje comercial de la línea de Alta Velocidad a Ourense– una mejor vertebración de las conexiones autonómicas y la recuperación de líneas que ya existen pero que están en desuso –como es el caso de la que conecta por el norte con el País Vasco–.

“Lo que necesita Galicia son trabajadores que ayuden y atiendan a los pasajeros. Personas que gestionen el tráfico ferroviario y se ocupen de la infraestructura. No necesitamos privatizaciones, ni externalizaciones, o como lo quieran llamar. Queremos empleados públicos y los queremos ya”, añadió entre sus reclamos.

"Va a llegar un momento en el que, si Adif y Renfe no se quieren reunir con nosotros, tendremos que hacer huelga y paros que repercutan en el usuario"

Medio centenar de ferroviarios –fueron pocos para no alterar el normal funcionamiento del servicio en estas fechas tan señaladas– se concentraron ante la estación intermodal de Ourense para dejar clara su postura. “Estamos haciendo esto para visibilizar el problema y poder entablar una negociación con la empresa. Pero va a llegar un momento en el que, si Adif y Renfe no se quieren reunir con nosotros, tendremos que hacer huelga y paros que repercutan en el usuario”, advierte sobre la tensa situación en la que podría derivar el descontento.

"Los datos demuestran que lo que más pérdidas económicas da es la Alta Velocidad”

“Tenemos varias líneas abandonadas, como la de A Coruña-Lugo u Ourense-O Carballiño y una modificación de horarios continua que dificulta que los usuarios se mantengan fieles al servicio porque sienten que no pueden depender de él. Nos choca también que mientras en el resto de Europa se apuesta por los trenes nocturnos, por ser un transporte sostenible, aquí en Galicia se nos estén eliminando los que teníamos. Porque, además, los datos demuestran que lo que más pérdidas económicas da es la Alta Velocidad”, sostiene el representante del comité.

“Hay una falta de inversión pública en obras de mantenimiento y trabajadores que ahora pretenden tapar con lo que venden como una deuda histórica saldada con Galicia"

Por otro lado, y ante la reciente llegada del AVE, incide en el discurso político presentado. “Hay una falta de inversión pública en obras de mantenimiento y trabajadores que ahora pretenden tapar con lo que venden como una deuda histórica saldada con Galicia. No hay más que ver las declaraciones de todos los políticos en esta misma estación el lunes”, lamentó ante algunas citas desafortunadas.

También recordó que la línea A Coruña-Vigo no es de Alta Velocidad, sino una línea convencional con muy buenas condiciones cuyo modelo debería extrapolarse al resto del territorio. “Las redes que conecten los pueblos y ciudades deberían ser así para cubrir, realmente, las necesidades de los gallegos y conseguir menos dependencia de los automóviles, que contaminan mucho más”, finalizó.