Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El AVE gallego coge velocidad y acelera el regreso navideño: “Es el mejor regalo”

La explotación comercial del primer tren de la línea de alta velocidad hacia Madrid contó con 169 pasajeros de las más de 350 plazas | El de regreso hacia Ourense colgó el cartel del completo y llegó cinco minutos tarde

Larga cola del AVE gallego desde Madrid a Ourense. //BRAIS LORENZO

Ayer se cumplió el hito de la alta velocidad a Galicia. 169 pasajeros embarcaron en el primer AVE gallego que salió de la estación de tren de Ourense con destino Madrid para completar un viaje que duró 2 horas y 13 minutos, dos minutos menos de lo previsto. La explotación comercial tuvo un claro acento gallego en los primeros servicios con personas que iban a visitar a su familiares por Navidad y otros que llegaban a Ourense.

Precisamente, desde la Estación de Chamartín, se escuchaba un claro acento gallego en el retorno navideño que se aceleró por la promoción de billetes a 15 euros de Renfe y por la implantación de la línea de alta velocidad que colgó el cartel de completo.

Manuel, de Allariz: "Es un día histórico"

decoration

Los que se marchaban de Ourense lo hacían contentos y los que llegaban todavía más. Manuel, un alaricano, mostraba el billete de ida Madrid, donde tenía que hacer transbordo para llegar a Mérida. El ourensano decía que “voy a visitar a la familia de Badajoz y el AVE es una maravilla pero ya tenía que estar instalado mucho antes”. Mientras mira como le suben la maleta a la parte superior del tren, comenta que “les llevo unos regalos porque voy a visitarlos y son muchos, entonces hay que llevar un poco para cada uno”. Ante el chascarrillo de la velocidad de un tren que alcanza los 300 kilómetros, dice que “no, no, no me mareo, además voy a ir durmiendo”.

El AVE cogió velocidad y emprendió la marcha despacio hasta pasar Taboadela, donde se iniciará la variante exterior que está adjudicada para adaptar el ancho de vía y donde empezó a mostrar porque es una línea de alta velocidad. Pronto marcaba los 170 km/h, pasó por los 200, alcanzó los 260 y se puso a 301 km por hora cuando el reloj marcaba las 7.11 y se dirigía a Zamora.

El servicio de ida cumplió con el viaje comprometido, el de vuelta se retrasó escasos cinco minutos, terminando el recorrido a las 12.20 horas en vez de a las 12.15 horas y sumando un total de dos horas y veinte minutos.

Sobre el andén madrileño, Irene, de Zamora, hablaba con su madre por videollamada mientras les explicaba las sensaciones de montarse en el AVE. La línea hasta la ciudad zamorana ya se había habilitado pero todavía así comentó que “le estaba diciendo a mi madre y una amiga que están en la oficina como es el AVE y como está siendo, todavía no me he montado, pero para contarles un poco las sensaciones y enseñárselo por fuera. Por fin es una realidad”.

Irene con su madre al teléfono en Madrid. | // FARO

Una familia de A Coruña se subía al tren con la ilusión de quien estrena un algo nuevo y lo hacían con un bebé de tres meses: “Es un día histórico, nosotros trabajamos en Madrid, pero pensar que ahora estás a dos horas a Ourense y en 4 horas poder estar en nuestra ciudad es un avance muy grande”.

Cogieron los billetes de promoción a 15 euros que publicitó Renfe para impulsar el AVE gallego y añadieron que “este servicio supone una revolución para todos imagino, no solo para los gallegos si no también para el turismo, la economía y en definitiva para todos los sectores”. Y dijo con retranca que “es el mejor regalo de Navidad que nos podían dar”.

Alexandre y David no dieron pillado la promoción de Renfe: “Había mucha gente en la cola de espera”. Estos dos vigueses cogieron los billetes para completar la línea hasta Ourense, ellos son el ejemplo de que a la obra del AVE gallego todavía le quedan capítulos por terminar. Llegaron a la estación ourensana donde les esperaban para irse a Vigo. Dicen que “sí que es cierto que supone un avance para la conexión entre Galicia y Madrid, pero solo llega a Ourense. Los que no tenemos la conexión de alta velocidad que vamos a Vigo o Pontevedra, por ejemplo, tenemos dos opciones o coger el coche o un autobús”. Ante hacer un transbordo ferroviario, alegan que “en tren tardaríamos 2 horas o más, entonces las dos únicas opciones viables son el coche o el autobús, porque llegas en 50 minutos o una hora”.

Selfies con el AVE detrás, videollamadas, muchas fotografías y un deseo que se hizo realidad con la puesta en servicio de una infraestructura que marcará no solo el devenir de Galicia, sino también el de España.

Alexandre y David en la Estación de Chamartín con el AVE gallego destino a Ourense. //B. LORENZO BRAIS LORENZO

Compartir el artículo

stats