Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Diz, de la banda de Xinzo a premio internacional de clarinete: “Estoy orgullosa de donde vengo”

La joven limiana logró el tercer puesto en el certamen ‘Davorin Jenko’, que reunió en Belgrado a músicos de todo el mundo

Marta Diz Nóvia, de Xinzo, durante una actuación. | // FDV

Marta Diz Novoa descubrió su pasión por la música a los 7 años, cuando empezó a tocar el timbal en la Banda de Gaitas de Xinzo. Con 8 se matriculó en el Conservatorio de Música de la capital limiana y hoy, con 21, es una clarinetista con medalla de la Wind International Competition ‘Davorin Jenko’, un prestigioso concurso que se celebra en Belgrado y al que concurren músicos de todo el mundo.

Marta logró el tercer puesto en la modalidad de clarinete, el instrumento que eligió a los ocho años, cuando inició los estudios artísticos que la han llevado a la Fakultet Muzicke Umetnosti Beograd, en la capital serbia, donde cursa el tercer año del ciclo superior de Música. Con su diploma y la medalla en la mano, la joven limiana defiende que el verdadero premio es la satisfacción personal por sentir que su esfuerzo vale la pena. “La música es muy importante en mi vida, sin ella no viviría, pero implica un trabajo muy duro, mucho sacrificio y dedicación”, afirma.

“La música es muy importante en mi vida, sin ella no viviría, pero implica un trabajo muy duro, mucho sacrificio y dedicación”

decoration

También es necesaria la pasión, remarca, y a ella nunca le faltó. Con 9 años ingresó en la Agrupación Musical da Limia y son esos orígenes los que han marcado su trayectoria y a los que vuelve para agradecer a su profesor, el maestro Tielas, no solo la formación y el conocimiento, sino también el apoyo tanto en los momentos buenos como en los difíciles.

“Gracias a Tielas y a la gente de la banda he llegado aquí”, apunta. Instalada en Belgrado, donde recibe clases de clarinete con Ognjen Popovic, el clarinetista principal de la Orquesta Sinfónica de Serbia, Marta destaca lo importante que ha sido para ella la agrupación limiana a la que todavía pertenece: “Estoy muy orgullosa de donde vengo. A pesar de que mucha gente no piensa igual, tocar en una banda es muy importante porque también se aprenden valores, compañerismo, constancia, responsabilidad... Nunca me olvido de todo esto, porque lo más importante en la música, y en la vida en general, es ser humilde”, afirma.

"Tocar en una banda es muy importante porque también se aprenden valores, compañerismo, constancia y responsabilidad"

decoration

El ‘Davorin Jenko’, en el que ha logrado el destacado tercer puesto en la modalidad de clarinete, es su primer concurso. “Nunca me había atrevido a participar en este tipo de certámenes, pero lo recomiendo a todos los músicos porque ayudan a mejorar muchísimo”, dice. Al de Belgrado concurrieron músicos de países de todo el mundo y Marta Diz, además de una medalla y un diploma, se lleva el premio que se concede a sí misma: “El tercer puesto es satisfactorio, pero para mí lo más importante es todo el trabajo que hice para llegar a esto. Sobre todo cómo me siento de orgullosa con mi estudio, con mi progreso, de cómo toqué… Es lo más importante para mí. El premio es un papel, que se puede olvidar, pero el trabajo que realizas y la satisfacción que sientes, nadie te lo puede quitar. Todo el trabajo hecho es lo más importante”, incide.

“El tercer puesto es satisfactorio, pero para mí lo más importante es todo el trabajo que hice para llegar a esto. Sobre todo cómo me siento de orgullosa con mi estudio y mi progreso"

decoration

En el certamen tuvo que tocar tres obras ante un jurado integrado por clarinetistas principales de orquesta y un flautista. Su actuación se prolongó entre 20 y 30 minutos y los premios se conocieron el mismo día.

El futuro

Perdido el miedo, Marta Diz quiere seguir presentándose a concursos y pruebas, y una vez finalice los estudios del ciclo superior que cursa en Vigo, le interesa continuar con formación de máster en Europa. “A largo plazo me gustaría tocar en alguna orquesta, pero esto no es seguro porque la música es un mundo muy complicado”.

La joven escogió el clarinete como instrumento cuando se matriculó en el Conservatorio de Música de Xinzo y no son los grandes los que ocupan la lista de sus referentes: “Mis referentes son antiguos compañeros que estudiaron conmigo, gente que está consiguiendo cosas maravillosas como tocar en orquestas o estudiar en escuelas internacionales”, concluye.

Compartir el artículo

stats