Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EMERGENCIA TERMAL

Pérez Jácome incumple su palabra de abrir las termas, que suman dos años cerradas

Dijo que “bajaría a la arena” para que las pozas estuvieran aptas el 1 de diciembre, pero siguen inutilizables

Las vallas de obras en las termas de Burga de Canedo, sin operarios en el día de ayer. | // IÑAKI OSORIO

Cuatro turistas se bajan del tren turístico que une el centro de la capital con Outariz para ver la zona y señalan que “ya sabíamos que estaban cerradas, pero queríamos venir porque nos dijeron que era una zona muy bonita”. El atractivo ourensano por excelencia, el termalismo público, seguirá cerrado al menos hasta el segundo trimestre de 2022, incumpliéndose así las palabras que entonó el regidor ourensano, Gonzalo Pérez Jácome, el pasado 14 de octubre cuando comentó que “tendremos que bajar a la arena, otra vez, y hacerlo nosotros. Se van a abrir sí o sí”.

El alcalde fechó el 1 de diciembre como plazo máximo para que “algunas de las pozas públicas” estuvieran abiertas, pero nada más lejos de la realidad, el termalismo público siga tan apagado como hace dos años cuando llegó el COVID. Ayer, durante toda la mañana no aparecieron operarios ni en A Chavasqueira ni en Outariz que siguen perimetralmente valladas e inservibles, después de que la edil de Termalismo, Flora Moure, comentara que en cualquier momento podrían empezar las obras. Solamente en el Muíño da Veiga se dejaron ver dos operarios limpiando la zona empedrada que rodea a las pozas. Ninguna novedad más.

Amigos das Termas y SOS Ourense piden el cese de la edil popular Flora Moure

decoration

Durante la mañana estuvieron limpiando el perímetro, pero Emilia González, una usuaria con movilidad reducida, señala que “los operarios me dijeron que empezaban limpiando esta pero que mañana (por hoy) iban a Outariz, porque de momento no tienen la autorización para ir por allí para limpiar y desbrozar toda la maleza, que buena falta le hace”.

Tres integrantes de Amigos das Termas y de SOS Ourense esperaron al regidor ourensano en la terma de Burga de Canedo, pero no se dejó ver por allí. Enrique Camoeiras, uno de los representantes, arguyó irónicamente que “pues a pesar de que está mal día, veníamos a ver cómo el alcalde y la edil de Termalismo inauguraban las termas y cortaban la cinta, pero no se les ve, ni se les espera”.

Y añade, con sorna, que “no solo eso, si no que también hay un montón de obreros con la concejala de Termalismo aquí en la Burga de Canedo. Es que es de chiste la situación. Lo único que nos encontramos son unas vallas, ni hay obreros ni se les espera, ni hay material de obra. No entendemos todo lo que lleva diciendo a lo largo estos meses. Porque siempre reitera que ‘bueno, las obras está previsto, para la semana que viene, falta el caudalímetro’, etc, etc”.

Desde el colectivo Amigos das Termas muestran el descontento con una situación que se alarga más de 20 meses y que cumplirá dos años, según los plazos establecidos desde el propio gobierno municipal. La letanía del termalismo público seguirá degradándose más a corto y medio plazo y ni con la llegada de la alta velocidad el próximo 21 de diciembre se pondrá solución al problema.

Amigos das Termas y SOS Ourense en la Burga de Canedo. //I. OSORIO INAKI OSORIO

Camoeiras comenta que “Flora Moure dice que igual faltan materiales, pero le tenemos que decir estos materiales que se van a utilizar como ladrillos, arena, cemento, tubos de PVC y el famoso caudalímetro se pueden adquirir en cualquier ferretería de aquí de Ourense. Entonces no entendemos la dilación de la apertura de las termas. Tenemos que decir alto y claro que estamos cansados y hartos de que políticamente se nos engañe sistemáticamente y siempre se nos digan las mismas historias”. Y finaliza diciendo que “por todo ello y por la situación que llevamos atravesando meses, desde la plataforma Amigos das Termas solicitamos al alcalde, el cese inmediato y urgente de la edil de Termalismo, Flora Moure”.

El regidor ourensano, Pérez Jácome, estuvo supervisando “las obras” en la zona termal del Muíño da Veiga y comentó que “como me tienen esto” en sus redes sociales. Además el alcalde se dio de plazo hasta el día de hoy para valorar si toma “medidas” por el incumplimiento de abrir las termas el 1 de diciembre, que él fijó a la edil de Termalismo. Sin embargo, esta última reiteró siempre que no es de poner fechas, huyendo del tiempo marcado por el regidor. Fuentes municipales, señalan que durante el día de hoy puede tomar alguna decisión al respecto.

Baños cerrados, fuentes sin grifos, la maleza gobernando el perímetro termal y una oferta pública que carece de compromiso político para poner a funcionar la locomotora del turismo ourensano. Ayer, un miércoles y con lluvia había turistas que se acercaban solamente a ver la zona. Qué sería de Ourense con un compromiso férreo por el termalismo, sin ambages y con más hechos que palabras.

Compartir el artículo

stats