Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El último baile de la Universidad Popular

Los alumnos de kizomba, en su última clase en la Universidad Popular de Ourense.

No habrá Universidad Popular de Ourense en 2022 y lo poco que queda de ella se despide con pena, pero bailando. La polémica decisión del alcalde Gonzalo Pérez Jácome de reformular esta iniciativa, que desde hace años oferta una amplia variedad de cursos y reúne bajo su paraguas a miles de alumnos, ha derivado en el cierre de la conocida como UPO.

“No sabemos qué pasará en 2023, si volverá a hacerse cargo el Concello o si será la Diputación, pero lo que tenemos claro es que no habrá Universidad Popular en 2022 porque el concurso público para adjudicar las actividades debería haberse celebrado en verano y no se hizo”, explica Jaime Silva, profesor de dos cursos de ritmos latinos y uno de kizomba. Los dos primeros ya terminaron y el tercero ofreció ayer su última clase, cerrando la penúltima actividad de la UPO. “El curso de danza oriental que imparte la academia Enka termina el 21 de diciembre”, matiza. Ese día será el del adiós definitivo.

Un adiós triste pero con esperanza

“Nos vamos con un poco de pena por no poder seguir, pero con la esperanza de que al final esto se pueda arreglar”, dice el profesor que lamenta que la ciudad se quede sin esta oferta de cursos en 2022. “Los cursos que ofrece la Universidad Popular están subvencionados y son muy baratos para los alumnos”, explica, lo que favorece el fácil acceso a la formación en múltiples disciplinas.

Los alumnos de kizomba realizan los pasos de baile. INAKI OSORIO

El kizomba, por ejemplo, solo se podrá cursar a partir de ahora en academias de baile “y los precios son bastante más caros”, explica Silva, profesor de baile latino que se formó en Porto en esta disciplina. “El kizomba es un baile africano, de origen angoleño, que surge de la mezcla del semba y otras influencias de antiguas colonias francesas”. Los ritmos son africanos, pero se baila con un agarre similar al de los bailes latinos. Aunque pueda parecerlo, matiza el profesor, “no tiene nada que ver con el reguetón”.

Con esta última pieza, el profesor despidió cuatro años de formación en baile a los ourensanos de la Universidad Popular.

Compartir el artículo

stats