Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho acusados de una red de narcotráfico se exponen a entre 4,5 y 8 años de prisión

Adquirían las sustancias en Marruecos o en el sur de España para su distribución en Galicia | Guardia Civil, Policía y Aduanas colaboraron en este golpe contra las drogas

Droga incautada por los investigadores en la operación. // GUARDIA CIVIL

La operación Justel-Casablanca, un golpe asestado en 2018 al narcotráfico en el que colaboraron la Guardia Civil, la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera –bajo la dirección del juzgado de Instrucción 2 de Ourense y el fiscal provincial antidroga– sentará en el banquillo, el próximo mes de enero, a 8 acusados de una red de presuntos traficantes. Se enfrentan a penas individuales entre los 4 años y 5 meses de prisión, a los que se exponen tres de los encausados, y los 8 años y 1 mes de cárcel que solicita la Fiscalía para uno de los implicados.

También se enfrentan a multas cuantiosas. El juicio se celebrará en la Audiencia Provincial de Ourense. Estaba previsto, inicialmente, para la próxima semana, pero ha sido suspendido porque algunos de los abogados tenían señalamientos previos de otras causas. Seis de los encausados han estado en prisión provisional por estos hechos.

Los investigadores tuvieron conocimiento de que se estaban suministrando sustancias estupefacientes desde Marruecos y el sur de España, para que fueran distribuidas por Galicia y vendidas al por menor en Ourense y otras localidades. En febrero de 2018, se puso en marcha un operativo que incluyó escuchas telefónicas a varios sospechosos. A raíz de la información obtenida por esa vía, más seguimientos y otros medios de investigación, los agentes de los tres cuerpos constataron la existencia de un grupo de personas, que de manera estable, se dedicaban al tráfico de sustancias tóxicas para su distribución, principalmente, en Ourense.

Uno de los acusados, nacido en Marruecos y con antecedentes por violencia doméstica, es una de las personas presuntamente encargadas de conseguir las sustancias estupefacientes en su país natal y en el sur de la península. Según la Fiscalía, este implicado viajaba con regularidad a Algeciras para adquirir grandes partidas de hachís. Las transportaba a Ourense, donde presuntamente las distribuía, bien al por menor, o bien entregando grandes partidas a otros compradores que después traficaban. Además, este encausado hacía una distribución diaria de cocaína y hachís en la ciudad, al menudeo, según el ministerio público.

Está acusada una de las personas de las que se valía para efectuar las transacciones diarias, tanto de cocaína como de hachís. Esta implicada, según la Fiscalía, llegó a ceder una vivienda de su familia para guardar armas y sustancias estupefacientes que posteriormente distribuían, a modo de almacén de seguridad. Otras dos encausadas eran dos colaboradoras habituales de esa mujer en la distribución de cocaína y hachís en la ciudad de Ourense. Además, presuntamente también hacía labores de transportistas de la droga de otro sospechoso.

La droga y el dinero incautados en la operación. // Guardia Civil

Según los investigadores, este acusado, nacido en Marruecos, era otra de las personas encargadas de conseguir sustancias tóxicas en Marruecos y el sur de España para distribuirlas por Ourense y Galicia. La Fiscalía sostiene que este encausado se desplazaba habitualmente a Algeciras, cruzaba el Estrecho de Gibraltar y conseguía la droga, o bien la adquiría en alguna localidad del sur de Andalucía.

Escondites y coches lanzadera

La tarde del 6 de junio de 2018, agentes de la Guardia Civil dieron el alto, en la A-66, en Zamora, al vehículo conducido por el primero de los acusados marroquíes citados, que regresaba a Ourense tras comprar droga en el sur. En un habitáculo de la guantera, en un escondite, había ocho botellas de plástico rellenas de bellotas de hachís: un total de 8,78 kilos, con un valor en el mercado de 48.208,1 euros.

Un mes antes, otro acusado había realizado un encargo de una importante partida de hachís, de 25 kilos. Uno de los integrantes de la red viajaría a Antequera en un coche lanzadera conducido por otro de los implicados, también nacido en Marruecos.

Los dos hombres que iban en el vehículo se encargaban de supervisar y asegurarse de que no había ningún control policial, para garantizar el éxito de la operación, mientras la droga era transportada unos kilómetros por detrás por otro implicado, que la llevaba en un escondite del coche.

Armas

La mañana del 22 de junio, agentes de la Guardia Civil pararon en la A-92, en Puebla de Cazalla (Sevilla), un vehículo que ocultaba en una caleta 25 bolsas con 2.446 bellotas por un total de 25.996 gramos de hachís, valorados en 148.177,2 euros. Paralelamente, se le dio el alto al vehículo lanzadera y, minutos más tarde, Vigilancia Aduanera detuvo en Vigo al destinatario de la droga.

En la fase final del dispositivo, se llevaron a cabo registros. En una casa de Cartelle usada por una acusada había más de 2,5 kilos de hachís, valorados en casi 15.000 euros, así como una pistola semiautomática, un revólver y munición. En la vivienda en Ourense de un acusado había más de 3.000 euros en efectivo y casi 30 gramos de cocaína. En el domicilio de otro había casi 4 gramos de cocaína y 3.700 euros en efectivo.

Compartir el artículo

stats