La Asociación O Cimborrio denuncia el acoso al que está siendo sometido un monumento de valor incalculable en la plaza de la Madalena, por las terrazas de la hostelerá. Señalan que “es uno de los más antiguos cruceiros inventariados como bien de interés histórico. Tres siglos de historia escondidos a los ojos de turistas que pone de manifiesto la indiferencia por nuestro patrimonio”. Y es por ello que “solicitamos la reposición de la legalidad al entender que esta terraza es ilegal, no solo por acorralar al cruceiro y por el daño estético que le produce a la plaza, sino porque está sobre dimensionada. Ni en la vieja ordenanza ni en la nueva instrucción se contempla la colocación de los paramentos instalados ni se autoriza la ocupación del 100% de la plaza”.Y finalizan diciendo que “es lamentable ver cómo todas las corporaciones municipales han ninguneado la zona monumental declarada Bien de Interés Cultural”.