Un vecino de Verín, O.B.V., reconoció ayer en la Audiencia ser el autor del ataque que dejó herido de gravedad a otro hombre que entró en la finca anexa a su casa con la presunta intención de robar cogollos de marihuana. La aceptación de los hechos, previo acuerdo entre las partes, ha evitado la celebración del juicio con una considerable rebaja de la pena impuesta. Fiscalía y acusación particular habían solicitado 6 años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, pero la conformidad modifica el tipo de delito, ahora de lesiones con instrumento peligroso, y reduce la condena a dos años.

El procesado carece de antecedentes penales computables, por lo que no irá a prisión sujeto, eso sí, a que durante este período no comenta ningún delito, del tipo que sea. El acuerdo, además, le prohíbe acercarse a al víctima o comunicar con ella por el medio que sea durante 3 años y un día, además de abonar 6.000 euros en concepto de indemnización por sanidad y secuelas, y las costas judiciales.

El relato de los hechos que admite el acusado se remonta al 12 de septiembre de 2016. Ese día, la víctima, vecino también de Verín, y otra persona accedieron a la finca con intención de robar cogollos de marihuana. Este los sorprendió y los persiguió con un cuchillo, dando alcance solo a uno de ellos. Según recoge el escrito del fiscal, “con la intención de acabar con su vida, le asestó dos puñaladas”, una en la zona abdominal con trayecto dirigido al corazón y otra en el brazo. Una vez en el suelo le propinó patadas en la cara y el cuerpo.