Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aumento de los contagios ya tiene efecto en la UCI

Los casos activos se concentran en Ourense y Barbadás, pero otros 20 concellos han sumado positivos en las dos últimas semanas

Celebración de la misa funeral en Verín. | // FDV

La evolución epidemiológica en Ourense mantiene las cifras negativas y el aumento de los contagios ya repercute en la Unidad de Cuidados Intensivos del CHUO que, tras tres semanas libres de pacientes COVID, este martes registró el primer ingreso desde que la curva de los casos activos reinició su escalada. Por lo que respecta a la hospitalización convencional, no ha habido cambios en las últimas horas y la planta reservada a enfermos de coronavirus en el Hospital Universitario de Ourense se mantiene con siete pacientes. Los comarcales de Valdeorras y Verín continúan libres del virus.

Este martes se contabilizaban en el conjunto de la provincia 115 casos activos, cuatro más que el lunes, tras la detección de cinco nuevos positivos, frente a una única alta. El ascenso de los contagios está por ahora muy localizado, centrado principalmente en la ciudad de Ourense y el municipio limítrofe de Barbadás, que suman 53 y 26 casos, respectivamente. Del resto, solo O Carballiño, con diez activos, presenta datos con dos dígitos.

Con menos de diez figuran Allariz, Barbadás, O Barco, Boborás, Castro Caldelas, Cenlle, Coles, Xunqueira de Ambía, Leiro, Lobeira, Paderne de Allariz, Pereiro de Aguiar, Porqueira, Ribadavia, San Cibrao, San Cristovo de Cea, Viana do Bolo, Vilamarín y Vilar de Santos. Los 70 municipios restantes se mantienen por el momento alejados de este nuevo repunte.

Misa funeral en Verín por todos los fallecidos durante la pandemia

Coincidiendo con la jornada de Fieles Difuntos, el obispo de Ourense, Leonardo Lemos, presidió ayer una misa funeral por todos los fallecidos durante la pandemia del COVID-19. La celebración tuvo lugar en el pabellón de deportes, a las 17.00 horas, y contó con una importante asistencia de fieles que, de esta manera, quisieron honrar a las víctimas del coronavirus.

En el caso de Ourense, desde el inicio en marzo de 2020, fallecieron 445 personas. La primera fue una mujer de 93 años que vivía en la residencia San Carlos de Celanova. El 19 de marzo fue derivada al hospital porque no respondía al tratamiento prescrito y falleció a las pocas horas. Tras ella, llegaron 444 víctimas mortales más. Las últimas la semana pasada: dos octogenarios ingresados en el CHUO

Compartir el artículo

stats