Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La herida demográfica de Ourense

En 14 municipios de Ourense, el 15%, hubo menos de 10 nacimientos en un lustro

Seis de los nueve territorios de Galicia sin partos el año pasado son de la provincia de Ourense | En Quintela de Leirado y A Teixeira, con una edad media de 58 y 60 años, no se registraron alumbramientos ni en 2019 ni en 2020

Un columpio vacío en un parque infantil. // BRAIS LORENZO

Ourense declina: en 20 años ha perdido 40.000 habitantes y la población de toda la provincia –305.000 residentes– es solo un poco superior ya a la del municipio de Vigo (297.000). En los últimos 25 años, el número de nacimientos se ha reducido un 25%. Los 327 de enero a marzo de 2021 son menos del 10% de la cifra de toda Galicia.

Con poco relevo generacional y un saldo vegetativo negativo –por cada bebé se producen cuatro defunciones–, la edad media aumenta –es la segunda más elevada de España, con 50,99 años, solo por detrás de Zamora– y la sostenibilidad del futuro está en cuestión, si no hay políticas públicas y una estrategia que reviertan la sangría demográfica.

De los 2.054 nacimientos que se produjeron en la provincia en el año 2010 se ha pasado a los 1.456 de 2020. Hay nueve concellos en Galicia en los que no hubo partos el ejercicio pasado. Tres son de Lugo y seis, de Ourense: A Arnoia, Carballeda de Avia, Parada de Sil, Pontedeva, A Teixeira y Quintela de Leirado. En estos dos últimos municipios, donde la edad media se sitúa en los 60 y 58 años, no se registró ningún nacimiento ni en 2019 ni en 2020.

Ampliando la panorámica temporal, en el lustro transcurrido entre 2015 y 2020 hubo un total de 14 concellos de Ourense en los que el número de nacimientos acumulados en esos cinco años fue de diez o menos casos, según datos del Instituto Galego de Estatística (IGE). Representan el 15% de los 92 ayuntamientos de la provincia, aunque el número de habitantes que suman es inferior a 9.000 personas, en torno al 3% del censo total de Ourense. De esta relación, solo Porqueira, con unos 800 habitantes, alcanzó la decena de alumbramientos durante el periodo de 2015 a 2020.

En ese lustro hubo 9 nacimientos en Lobeira, 6 en Beariz, 7 en Parada de Sil, 5 en A Teixeira, 7 en Gomesende, 5 en Pontedeva, 6 en San Xoán de Río, 8 en O Bolo, 8 en Larouco, 9 en Vilariño de Conso, 9 en Verea, 7 en Chandrexa de Queixa y solo 4 en Quintela de Leirado.

En este último concello, de 630 habitantes, y en el que la media de edad es de 57,74 años, han tenido algún alumbramiento en 2021 tras quedarse a cero en 2019 y 2020, dice el alcalde, José Antonio Pérez, que habla de dos bebés y un embarazo. Hay 37 vecinos en la franja de 0 a 15 años.

Vista de uno de los núcleos de población de Quintela de Leirado. // F. CASANOVA

El Concello está rehabilitando viviendas y, en el mercado privado, una veintena se pusieron en alquiler. “Tenemos agro y ganadería y vamos a poner a funcionar una aldea modelo. Estamos cerca de Celanova, a 30 minutos del polígono y a poco más de Ourense, por lo que es un atractivo poder tener una vivienda más económica y vivir aquí para ir y venir del trabajo en poco tiempo”, destaca Pérez.

También cree que se ha roto la tendencia negativa de 2019 y 2020 sin nacimientos –aunque no está seguro– Miguel Cid, el regidor de A Teixeira, el municipio con menos habitantes de la provincia, unos 300. La media de edad es de 60,44 años y solo 15 habitantes están entre los 0 y 15.

El vino es uno de los motores de A Teixeira, en el corazón de la Ribeira Sacra. // BRAIS LORENZO

“Desde el Concello ayudamos en la búsqueda de vivienda, pero hay pocas parejas en edad fértil. Se establecieron algunas, pero o bien ya con niños pequeños, o sin perspectivas de tenerlos”, afirma Cid. Pese a su grave crisis demográfica, A Teixeira, en el corazón de la Ribeira Sacra, tiene grandes atractivos. “El turismo está aumentando, hay gente con casas para alquilar, y el vino también ofrece un medio de vida”, dice el alcalde.

Compartir el artículo

stats