Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volar sobre Noruega desde Ourense

Un espacio permanente, creado por First Scandinavia y Boeing, fomentará durante todo el año las aptitudes de los alumnos entre 14 y 16 años en las materias STEM

Los simuladores eran el espacio más demandado. | // IÑAKI OSORIO

David Ballesteros, responsable de los docentes del aula Newton que ayer se inauguró en Ourense –la primera de toda España para estudiantes de entre 14 y 16 años–, es capaz de condensar en una frase el sentido del proyecto: “Se trata de que descubran qué utilidad tienen las matemáticas y la física en la vida real”.

En el espacio ubicado en la Tecnópole –y altamente equipado con última tecnología– los alumnos primero repasan conceptos tan básicos como convertir de minutos a segundos, que una milla náutica por hora equivale a un nudo o los diferentes puntos cardinales en una brújula. Después se les plantea que tienen que cumplir con una misión de rescate en Noruega en la que deben sobrevolar un área buscando los restos de un accidente.

Los alumnos de Maristas fueron los primeros en estrenar el aula Newton de Tecnópole. | // IÑAKI OSORIO

“Para todo ello necesitan emplear el transportador de ángulos, y las matemáticas que ya conocen, con cambios de escalas incluidos. Trazan su propio plan de vuelo que después aplican en simuladores de vuelo reales con la ayuda de los instructores que estamos aquí”, exponía Ballesteros tras recibir al primer grupo de estudiantes que ayer visitó las nuevas instalaciones patrocinadas por la multinacional Boeing, la organización sin ánimo de lucro First Scandinavia y la Xunta de Galicia.

El docente destacaba que el premio de usar el simulador motivaba a los jóvenes a finalizar la tarea más rápido y con mayor precisión. “No notamos diferencia entre las chicas y los chicos. Por suerte cada vez esos antiguos roles de género están más difusos. Y ellas incluso tienen más temple a la hora de manejar los mandos. Algunos chicos se creen que funciona como en los videojuegos y se estrellan enseguida. Eso a ellas no les ocurre”, destacaba Ballesteros sobre el manejo de la avioneta biplaza.

Tuvieron que repasar conceptos de Física con los dones. | // IÑAKI OSORIO

Al profesional le acompañarán, en su labor explicativa y de guía, otros tres estudiantes de ingeniería que cada viernes participarán en la actividad con adolescentes que llegarán desde toda Galicia. La iniciativa persigue alcanzar un aprendizaje de alta calidad en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas y ya existen 44 aulas permanentes con estas características en países como Noruega, Escocia, Dinamarca o China y la próxima semana se abrirá otra en Polonia.

“Se trata de una inversión a largo plazo en la que los cambios que genere se percibirán en un futuro. Es una gran inversión pero creemos que merece la pena llevarla a cabo ahora porque van a suponer un cambio muy significativo en la elección de profesiones de corte tecnológico por parte de los jóvenes”, destacaba el director general de Firsta Scandinavia, Stian Elstad.

Ampliar conocimientos

Eva Nóvoa y Noa Pérez son dos de las alumnas de 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) que ayer estrenaron los simuladores de Boeing y First Scandinavia que a partir de este mes estarán a disposición de todos los colegios e institutos de Galicia.

“Algunas cosas de las que hemos visto aquí las conocíamos de clase, pero muchas otras no porque no son lo que solemos tratar con el profesor”, relataba Eva –que se ha decantado por la rama tecnológica para continuar su formación porque le gustaría estudiar alguna ingeniería–. Noa, sin embargo, quiere encaminar su futuro hacia las ciencias sociales y aún así disfrutó y aprovechó al máximo la experiencia. Los conocimientos adquiridos el curso pasado en la asignatura de Física les permitieron a ambas elaborar un plan de vuelo y pilotar el simulador.

En otro aula –los grupos se dividen para que todo sea más dinámico– aprendieron a montar y manejar un drone y a entender la resistencia que ofrecen los medios naturales como el aire. “Nos pusimos un paracaídas atado a la cintura para comprobar cuánto y cómo nos frenaba correr con él en comparación a cuando no lo llevábamos. Es todo más práctico aunque te vayan explicando conceptos nuevos y repases otros por el medio”, aseveraba Eva.

“Teníamos ganas de salir de clase. Aprender de forma distinta a la rutina del libro y la clase teórica. El año pasado solo pudimos hacer una excursión y la verdad es que con otros estímulos siempre se hace más ameno y entretenido. En clase puede haber días en los que te satures mucho. Aquí haces cosas que nunca antes hiciste”, respondía Noa cuando le preguntaban si echaba de menos las actividades extraescolares.

Un aula para ser epicentro de Galicia

Al acto de inauguración asistió también el vicepresidente y consejero de Economía, Empresa e Innovación de la Xunta de Galicia Francisco Conde. Este aseguró que la puesta en marcha en Tecnópole de la primera aula Newton permanente de España despertará en los más jóvenes el interés por actividades que tendrán una gran demanda en un futuro próximo. “El Parque Tecnolóxico aumenta su oferta en la promoción de materias STEM con un enfoque especial en las mujeres jóvenes. Comenzamos hace más de 15 años, con la creación de la feria científica Galiciencia, que reúne experimentos desarrollados por estudiantes de toda España, o nuestras Aulas Tecnópole, donde estudiantes de Primaria y Secundaria desarrollan sus proyectos científicos y tecnológicos”, recordó Javier Taibo, director de Tecnópole. “Nos enorgullece que Galicia sea la primera región española en contar con un aula Newton permanente”, comentó Angela Natale, directora General de Boeing para el Sur de Europa que también asistió al evento.

Compartir el artículo

stats