Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense tiene ‘plan B’ para abrir ya las termas y la Xunta recuerda: “Vigilancia y renovación del agua son ineludibles”

Tras fijar el alcalde el 1 de diciembre, el PP replica: “No estamos para fechas apresuradas; en ningún caso será saltándonos ningún requisito”

Vallado para indicar el cierre al baño en las termas públicas. // FERNANDO CASANOVA

En la capital termal de Galicia, las termas de uso público y gratuito están cerradas desde el 13 de marzo de 2020. En un primer momento, a causa de la pandemia; después, por los nuevos requisitos para el uso de estos espacios, en condiciones de seguridad y salubridad, que marca la ley autonómica.

El alcalde, Gonzalo Jácome, anunció la semana pasada que bajaría “a la arena” para desbloquear la situación, e incluso puso una fecha: el 1 de diciembre las pozas reabrirán “sí o sí”. Un plazo que comunicó a la prensa pero no a la edil de Termalismo, Flora Moure, del PP. Ayer, en la reunión convocada por el regidor para abordar el asunto, la concejala detalló la estrategia de su departamento y la alternativa que plantean a la Xunta, en aparente sintonía tras haber mantenido varias reuniones: la apertura provisional e “inmediata” de las termas mientras no se complete la adecuación a la nueva normativa. Pero sin ultimátum de Jácome.

"Aquí estamos para trabajar y sumar, no para discusiones. El éxito de abrir las termas será un éxito para la ciudad"

Flora Moure - Concejala de Termalismo (PP)

decoration

La edil de Termalismo, el coordinador general, el alcalde y una asesora, en el salón de plenos. // IÑAKI OSORIO

“No estamos para fijar fechas firmes y apresuradas, sino que trabajamos para tener una solución firme y segura. Hemos advertido de que en ningún caso será saltándonos ningún requisito legal de los que la Xunta nos imponga”, subrayó Moure. El alcalde no hizo declaraciones este lunes sobre la cuestión. “Es una reunión técnica y en principio vamos bien, nada más”, zanjó el regidor.

El delegado territorial de la Xunta, Gabriel Alén, cita los requisitos “mínimos” para poder reabrir las pozas: “Vigilancia y garantizar la renovación constante del agua. El resto de requerimientos se pueden cumplir certificando que se ha solicitado y se está en trámite”. Es ese el plan que propone Termalismo. El entendimiento entre administraciones del PP puede servir una solución.

En la reunión participaron, además del alcalde y de la edil, el coordinador general, Francisco Cacharro, un técnico municipal designado por Jácome –en junio– para planificar el desarrollo de los proyectos de adaptación a la nueva normativa, así como personal de Termalismo. “El tono fue cordial. Aquí estamos para trabajar y sumar, no para discusiones. El éxito de abrir las termas será un éxito para la ciudad”, sostiene Moure.

¿Qué implicará la intención del alcalde de “bajar a la arena”? La concejala responde: “Ahora mismo, nada más que habernos reunido. En lo sucesivo, se le dará traslado de todo lo que se está tramitando y, hasta donde yo sé, nada más. El coordinador general estaba al tanto de las intenciones de solicitar a la Xunta la posible apertura inmediata de las termas. Ya estábamos trabajando en ese informe”, afirma Flora Moure.

Vasos de baño en las termas públicas de A Chavasqueira. // FERNANDO CASANOVA

La ley exige la adaptación de los vasos de baño para que se realice una renovación del agua cada cuatro horas –está pendiente la autorización de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, ya que se encuentran en dominio hidráulico y zona inundable–, así como una segunda fase que comprenderá la adaptación de baños, aseos y vestuarios a las normas de accesibilidad. Para estas mejoras aún no se han presentado los proyectos definitivos, que tendrán que ser enviados también a la Hidrográfica para que dé el visto bueno. Además, la normativa autonómica también requiere un cierre perimetral de metro y medio.

Termalismo solicitará no tener que instalar un cierre perimetral, y propone vigilancia a cambio

Asesorada por un experto jurídico, Moure, que además de edil es abogada, ve posible “una solución temporal que permitiría la apertura de las termas con carácter inmediato, mientras se lleva a cabo la ejecución de todos los proyectos pendientes de realizar, de acuerdo con la disposición transitoria de la ley, que lo permitiría, ya que el Concello cumplió en tiempo y forma con la presentación de los proyectos de regularización en la Xunta”.

En la reunión participaron políticos y técnicos. // IÑAKI OSORIO

Termalismo solicitará la exención “de determinados requisitos, por lo menos de momento, ya que son de difícil o imposible cumplimiento, para que podamos avanzar en la apertura de las termas cuanto antes”. Moure se refiere, sobre todo, al cierre perimetral, de complicada tramitación en la Hidrográfica. La alternativa que propone el Concello es “sustituir este requisito por un sistema de vigilancia y control para que se puedan cumplir los requisitos sanitarios y de seguridad”.

El delegado de la Xunta parece recoger el guante. “La renovación del agua y la vigilancia son ineludibles. La renovación se garantiza con la instalación de un medidor que todos tenemos en nuestras casas. Por otro lado, hay que garantizar el cumplimiento de los protocolos que nos presentó el Concello y autorizamos: señalización, limpieza diaria, analíticas diarias para certificar el correcto uso, así como seguro de responsabilidad civil y aval bancario. Con esos mínimos podemos abrir. La accesibilidad es de competencia municipal y, en cuanto a los cierres, si hay vigilancia podríamos esperar”, concede Gabriel Alén.

Compartir el artículo

stats