Los amantes de las salidas al monte a la búsqueda de setas deben ser precavidos. En la comarca de Celanova, en varios puntos se están detectando variedades que son potencialmente mortales. entre ellas destaca por su peligrosidad la Amanita phalloides, un ejemplar frecuente, bonito, de buen olor y sabor, y con efectos tardíos. Ante esta situación, desde el colectivo micológico de Celanova piden tener cuidado en este inicio de la temporada otoñal, así como formación para evitar intoxicaciones. Recuerdan que en 2020 falleció un vecino de Quintela de Leirado, lo más probable que debido a una Amanita phalloides, y “hay ingresos hospitalarios todos los años, aunque la mayoría por toxicidades leves que provocan otras setas”. Casos graves “por falta de formación y precaución”.

“Está siendo una buena temporada, pero este sol no viene bien, hace falta que llueva. Empezó muy fuerte con muchos ejemplares comestibles, con variación, pero también setas con toxicidad una elevada e incluso mortales”, alerta Alejandro Mínguez. El experto apunta que “las setas tienen que reconocerse botánicamente, científicamente, no valen los dichos populares”.

21

Guía de setas en Galicia: ¿cuáles son comestibles y cuáles tóxicas? Natalia Álvarez

Este vecino de Celanova y especialista en micología salió este domingo a dar un paseo por el monte y le sorprendió la gran cantidad en esta zona que son mortales, de Amanita phalloides, de la que advierte es la más peligrosa porque “es frecuente, la hay en gran cantidad, es bonita (las feas no invitan a recogerse pero las bonitas sí,) y además sabe y huele bien. Cuando se ingiere, los efectos no son inmediatos, a diferencia de otras setas. Pasan 6 u 8 horas”. Por todo ello dice que es “triplemente peligrosa”.

Explica que la gran mayoría de los hongos no tienen valor culinario. De hecho “si encontramos 150 setas distintas, entre 20 y 25 serían comestibles, 6 serían muy tóxicas o potencialmente mortales, y el resto carecen de valor. Pero con una mortal es suficiente para morir.”

Mínguez apunta que “antes de conocer las buenas habría que conocer las malas”, y advierte de que “este domingo encontré un montón de amanitas” por lo que pide precaución y formación a la hora de salir al monte. “Aparece en diversos habitas, robles, castaños..., y en un mismo espacio con otras comestibles”.