“Creo firmemente en el talento, en los equipos, en las personas, en el trabajo, en los principios, en la libertad, en el respecto y en la militancia. Creo que el PSdeG debe volver a estar unido y fuerte, centrado en problemas de la gente, dándole soluciones, levantando la iniciativa y siendo alternativa”. Esas son las palabras que Natalia Benéitez, número dos del PSdeG de Ourense le dedicaba a Valentín Formoso y a la militancia en una de sus publicaciones en Twitter para mostrar su apoyo al candidato rival de Caballero.

Si la elección de delegados al Congreso Federal del PSOE por la provincia de Ourense sirvió para ver la división en el seno de la formación en la capital, ahora la números dos socialista se aleja más de la dirección orgánica del partido a nivel autonómico. Firme defensora de la militancia y los procesos abiertos, se distancia todavía más de Caballero para marcar una línea política que está sustentada en una parte de la militancia que pretende convocar una asamblea para elegir los cargos orgánicos en Ourense y liquidar a una gestora que lleva más de 600 días de forma interina.El alejamiento se produjo en la elección de delegados, en las primarias autonómicas y ahora cabe esperar qué pasara en la elección al candidato por el Concello de Ourense. Si gana el sector orgánico del partido o si, por el contrario, se impone la decisión del sector crítico.