Con el gobierno de Jesús Vázquez en minoría y una oposición férrea con la que no se llegó a entender, las calles de la ciudad de Ourense sufrieron un importante freno en la renovación del firme así como en el acondicionamiento del mismo. En este 2021, el Concello avanzó en la adjudicación de las diferentes actuaciones para desbloquear la renovación de más de una quincena de calles de la ciudad. Lo cierto es que el convenio firmado entre la Diputación y el Concello, con Manuel Baltar como presidente y Miguel Caride como edil de Infraestructuras, permitió tener la financiación necesaria para contratar y ejecutar proyectos que estaban en el cajón de la concejalía de Infraestructuras.

Las dificultades jurídicas y económicas derivadas de la falta de presupuestos desde el 2014 hasta el 2019 fueron los escollos que salvaron PP y DO con el pacto de gobierno en Concello y Diputación para firmar un convenio que supuso el primer paso para la renovación y el acondicionamiento de muchas de las calles.

El desbloqueo llego en calles como la de Vázquez Núñez (408.076), Salto do Can y calle Carballo (760.606), renovación de firmes en Covagonda (469.549), reforma del campo do Outeiro y calle Outeiro de Velle (352.348) y así una serie de actuaciones que suman más de una quincena de calles de las recogidas en el convenio, donde figuraban 27. La pretensión del gobierno municipal y Pérez Jácome fue la licitación y adjudicación es la mayoría de obras de renovación durante el verano para que estén listas antes de 2022. Fue un verano donde se adjudicaron más de tres millones de euros en las diferentes calles de la ciudad y no se queda ahí.

Ahora el gobierno municipal no quieres quedarse ahí y continúa con la licitación de la redacción de varios proyectos de calles importantes como son la de Doctor Fleming en pleno corazón de O Couto, la calle Bonhome en la zona de A Cuña-Mariñamansa y también otras de las vías importantes como es la Avenida de Portugal en donde se proyectan diferentes actuaciones de humanizaciones del entorno.

Precisamente, en la última etapa de formalización del contrato, el Concello está pendiente de adjudicar dos obras de renovación más como son el acondicionamiento del Camiño da Pedreira (Seixalbo) con una inversión de 104.609 euros y la humanización de la calle Sol, de la calla Boavista y del Campo de As Eiroás con una inversión de 611.570 euros.

Otros 700.000 euros más que sumados a los seis millones y a las obras pendientes de presentar la redacción de los proyectos elevarán a más de ocho millones, el gasto en la renovación de calles de la ciudad. Un lavado de cara necesario para los diferentes firmes de la capital ourensana que estaban deteriorados y en mal estado. Se hizo bastante, pero queda mucho por hacer todavía.