“No se puede dejar pasar sin pena ni gloria el debate más importante en la Diputación, el del debate de los presupuestos provinciales para el año 2022. Sobre todo en una provincia que sigue a caer en picado en número de habitantes y en la que aumenta la media de edad de su población”. Esas son las palabras de Bernardo Varela, diputado nacionalista en la Diputación de Ourense, después de enmendar la propuesta de presupuestos del gobierno pronvicial al entender que “vuelven a ser más de lo mismo, no presentan ningún tipo de revulsivo a la realidad que padece la provincia y que perpetúan un modelo de reparto de fondos discriminatorio entre los diferentes municipios de la provincia.

Desde el BNG, explican que ante esta situación, hacen una propuesta de un plan único de financiación donde haya un fondo de 18 millones que se repartirán el 40% de forma lineal entre todos los municipios menores de 20.000 habitantes y un 60% se repartirán de forma complementaria en base a criterios objetivos. “Este modelo supondría dotar a los concellos de fondos para hacer frente a sus necesidades, añadiendo una previsión de fondos a su disposición”, dice el diputado nacionalista, Bernardo Varela.