Bajo el lema “No a la estafa de la luz”, la organización sindical CIG convocó una veintena de concentraciones para la jornada de ayer en toda Galicia, que en la provincia de Ourense tuvieron eco en la capital (a las 11.30 horas en la plaza del Hierro) y en Verín (a las 12.00 horas en la plaza del Concello).

Las manifestaciones se organizaron bajo la premisa de la “recuperación de las centrales hidroeléctricas” y para exigir “una tarifa eléctrica gallega”. Todo, tal y como explicó el secretario general, Paulo Carril “ante la escalada imparable del aumento del precio de la luz, ante la impunidad con que actúan las eléctricas y ante el nulo papel que tanto el gobierno gallego como el español están teniendo para frenar la subida de la factura”.

El sindicato anunció una quema pública de facturas para el próximo 3 de octubre.