Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las lluvias ralentizan el arranque de la vendimia

Un trabajador recoge uva en el viñedo de Adega Cachín, en Abeleda, A Teixeira |   // FERNANDO CASANOVA

Un trabajador recoge uva en el viñedo de Adega Cachín, en Abeleda, A Teixeira | // FERNANDO CASANOVA

“Los que tenemos el negocio a la intemperie estamos siempre pendientes de las condiciones meteorológicas”. Y la previsión ayer era de lluvia, mala para la vendimia, pero César Enríquez ‘Cachín’, prefirió pisar la viña antes de dar la jornada por perdida. “Pues fue una sorpresa, porque no cayó ni una gota; ojalá todos los días fuesen así”, decía al final de la mañana.

Adega Cachín, con sede en Abeleda, A Teixeira, es una de las 22 bodegas de la DO Ribeira Sacra que ya están recogiendo uva. Empezó el lunes con algo de blanco y ayer se pasó a las variedades tintas. Recogió mencía y algo de merenzao. La jornada fue suave y solo de mañana porque, en previsión de lluvias generalizadas, al igual que la mayoría de los viticultores de la provincia, decidió suspender los trabajos. “Le dije a la brigada de vendimiadores que no vengan hasta el jueves pero yo soy de los que digo que a la viña hay que ir todos los días y la Ribeira Sacra tiene un clima especial. Llovió toda la noche pero aún así decidí venir por la mañana con varios trabajadores de plantilla y familiares”, relataba ayer César. Primero secaron la uva con sopladores mecánicos para sacarle el agua y después la recogieron. “Al final resultó ser una mañana alucinante, pero son muchos días de agua ya. No recuerdo una vendimia así, esperemos que levante y poder darle un buen achuchón este fin de semana”, señala.

En la misma zona de Abeleda, Jorge Feijóo, de Adega Vella, prefirió parar la vendimia hasta el viernes por la previsión de lluvia. Este viticultor arrancó la recogida el día 8 y prevé una campaña larga que, pese a la amenaza de tormentas, afronta con tranquilidad: “Después de trabajar todo el año no vale ponerse nervioso en esta época, si el trabajo está bien hecho hay que mantener la calma porque los riesgos serán menores”, sostiene. Estas ‘augas dos Remedios’, señala, “vienen todos los años y también son buenas para la maduración de la uva y para lavar los fitosanitarios”.

César Enríquez ‘Cachín’, en plena faena, ayer en el viñedo de Abeleda. | // FERNANDO CASANOVA

De manera oficial, el Consello Regulador de la Ribeira Sacra fijó este miércoles 15 como fecha recomendada para el inicio generalizado de la vendimia en esta denominación de origen, con la previsión de que se prolongará hasta mediados de octubre. Son 100 las bodegas inscritas en esta DO, por lo que es una pequeña parte la que ya está trabajando en la recolección. Desde finales de agosto y hasta el 12 de septiembre se contabilizan 68.252 kilos recogidos. La mayoría (41.392 kilos) corresponden a la variedad godello, seguida de merenzao (11.037), mencía (10.221), albariño (2.534), dona branca (1.810), treixadura (776), blanco legítimo (278), loureira (115) y mouratón (90). La estimación es llegar a los 6 millones de kilos en la denominación.

El resto de DO también prevé una vendimia larga que arrancará de forma generalizada y masiva este fin de semana. Entretanto, todas miran al cielo con preocupación ante unas condiciones meteorológicas poco favorables, pero también con confianza ante una cosecha que se prevé buena en cantidad y calidad.

En O Ribeiro ya recogen uva 22 de las 98 bodegas inscritas

Tras un verano climatológicamente anómalo que retrasó el ciclo vegetativo de la vid y el proceso de maduración del fruto, con el colofón de una granizada que dañó la uva en zonas muy localizadas de Leiro, Cenlle y Boborás, el presidente del Consello Regulador de la DO Ribeiro, Juan Casares, habla de una vendimia “complicada” pero en la que “el parámetro de calidad está garantizado porque aquí sabemos muy bien como tratar la uva y calidad es sinónimo de Ribeiro”.

La duda en este momento, señala, es la cantidad. Recuerda que la superficie productiva baja cada año, por lo que, en estos momentos, la “normalidad” estaría en una cosecha de 9 a 10 millones de kilos. Con todo, la vendimia en O Ribeiro ya comenzó de manera gradual, con recogidas muy selectivas. “Este lunes había 22 bodegas activas de las 98 inscritas, casi todas pequeñas. Este fin se semana se prevé una apertura masiva”, señala el presidente del Consello Regulador.

Buena previsión en Monterrei y Valdeorras

La lluvia también ha ralentizado la vendimia en Monterrei, explica la presidenta, Lara Da Silva. Ayer había previsión de 10 bodegas activas de 27 pero solo salieron 6. La campaña se alargará hasta mediados de octubre, un calendario que se va consolidando. De hecho, el año pasado se cerró el 19. La estimación de recogida es de 5,5 millones de kilos, similar a la de 2020. Da Silva destaca la proyección de esta DO en los últimos años: “Cuando empecé había 583 hectáreas inscritas y hoy son 632. Vamos creciendo y esto repercute en un aumento de la calidad”. José Luis García Pando, presidente de la DO Valdeorras, avanza que la vendimia será larga porque en las zonas más altas, en O Bolo y Larouco, la uva tarda más en madurar. La previsión es buena en calidad y cantidad; entre 5,5 y 6 millones de kilos.

Compartir el artículo

stats