A partir de las 9.00 de la mañana se celebra un pleno fundamental para el futuro del proyecto de la Fundación Amancio Ortega en Ourense. Jácome convocó una sesión extraordinaria para aprobar el cambio de uso de la parcela donde estaba situada la antigua estación de autobuses, después de que la oposición votara la retirada del punto del día en el anterior pleno. Desde entonces, el gobierno municipal no contactó con la oposición para ofrecerle información al respecto y esta solicitó una reunión con Gabriel Alén, delegado de la Xunta de Galicia en Ourense, para conocer más sobre el proyecto. Ayer el portavoz socialista, Rafael Rodríguez Villarino, señaló que “Jácome y el PP pretenden hacer un chantaje político, porque desde el anterior pleno no cambió nada de nada. Nosotros solicitamos una reunión con el delegado de la Xunta para que se nos proporcionase información sobre el proyecto, tanto a nosotros como BNG como los díscolos de DO, pero no hubo contestación. Esperamos que se pueda producir antes del pleno. Porque además, no hay comisión de pleno y no se nos facilita información, por lo que si no se produce esa información, nuestra postura será la misma”.

Por parte del gobierno municipal, Sonia Ogando, edil de Urbanismo, se reunió ayer con representantes de los vecinos del barrio de O Pino para suministrarle la información que demandaban sobre el proyecto y sobre el trámite que supone el cambio de uso de la parcela, un hecho que es esencial para el desarrollo del proyecto en dicha ubicación.

A la hora del cierre de este periódico, los vecinos del barrio de O Pino y de la zona de As Termas tenían una reunión para consensuar las conclusiones que darán a conocer tanto al gobierno municipal, como a la oposición, como a la sociedad en general sobre su postura. Ellos pedían una zona verde, que según la oposición no se contempla, y según el gobierno municipal sí que está proyectada.