El conselleiro del Medio Rural, José González, destacó ayer como un “objetivo compartido” por la Xunta, los consejos reguladores y el sector “consolidar el posicionamiento competitivo del vino gallego en los comprados nacional e internacional, y colocar a Galicia como referente del enoturismo, generando valor en comarcas como Monterrei”. Fue, precisamente, en la inauguración del nuevo espacio enogastronómico de la localidad ourensana de Monterrei que, tal y como dijo el conselleiro, “viene a mostrar esta misma intención”. José González estuvo acompañado en este acto por el delegado territorial de la Xunta, Gabriel Alén.

En su intervención, el conselleiro puso en valor dicho objetivo en el contexto de la Estrategia de dinamización económica, territorial y turística de las comarcas vitivinícolas de Galicia que impulsa la Xunta, de acuerdo con los agentes de este campo productivo. Una iniciativa que profundiza en los estándares de calidad que caracterizan los vinos gallegos, así como también en su internacionalización e innovación, “para afrontar retos como el relevo generacional y el cambio climático”, remarcó González.

En este mismo sentido, el titular de Medio Rural reiteró el compromiso de la Xunta con el sector del vino, que se hace efectivo a través de líneas de ayudas como las destinadas a la reestructuración y reconversión de viñedo, para la elaboración y comercialización de productos vitivinícolas o para promoción en terceros países, así como las que prestan apoyo a los consejos reguladores.

De la misma manera, el conselleiro puso en valor el préstamo ‘vendimia’, una línea de financiación para las bodegas creada por el Gobierno gallego que, destacó, se puede solicitar hasta el próximo 15 de octubre y que tiene como finalidad garantizar la compra de la uva en condiciones normales de mercado, “para poder capear las dificultades del coronavirus”, resaltó González.

Otra línea de trabajo mencionada por el conselleiro es la vinculada a la aplicación de la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia.

Una norma que, indicó, “marca un antes y un después en la ordenación y en la planificación del territorio rural de nuestra comunidad”. Lo hace mediante instrumentos como los polígonos agroforestales (especialmente los polígonos vitivinícolas en comarcas como Monterrei), las aldeas modelo o las agrupaciones de gestión conjunta. La inauguración sirvió para reforzar y refortalecer la apuesta por los vinos gallegos, y sobre todo, los ourensanos.