Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amigas de Nuria, la menor agredida en Carballiño: “Hay un hilo fino de esperanza”

Más de un centenar de personas se manifestaron para mandarle ánimos y condenar lo sucedido | La menor, en la UCI, tiene lesiones en la cadera, la columna y en la cabeza

Amigas de la madre de Nuria con la imagen de su hija. Detrás, amigas de la joven con un cartel de ánimo. |   // FENANDO CASANOVA

Amigas de la madre de Nuria con la imagen de su hija. Detrás, amigas de la joven con un cartel de ánimo. | // FENANDO CASANOVA

“Sé fuerte, tu puedes”.“Nuria, ánimo guerrera, estamos contigo”. “Fuerza, te estamos esperando”. Esos eran los mensajes que presidieron ayer el acto de repulsa que organizó el Concello de O Carballiño por el suceso de violencia sucedido este pasado jueves en el que una menor de 14 años fue agredida por un amigo suyo de 13 años para “sentir lo que era matar”. El menor la golpeó con una pata de cabra y la tiró del balcón del segundo piso de la avenida de Astureses.

Muy emocionadas, un grupo de amigas de la madre de la víctima pidieron justicia en nombre de la familia, y señalaron que este triste hecho sirva para que la Ley del Menor se pueda reformar y evitar más casos en el futuro.

Algo más de un centenar de personas acudieron ayer a la convocatoria de concentración que hizo el Concello y en el que se guardó un minuto de silencio. El teniente alcalde, Manuel Dacal, manifestó la repulsa a la violencia y el apoyo a las familias implicadas en este suceso. También pidió a las instituciones medidas para que este tipo de hechos no vuelvan a repetirse y una forma de prevención de la violencia infantil.

Una pancarta con la fotografía de la víctima. //F. CASANOVA

Por su parte, un grupo de amigas de la niña, Verónica, Marina, Ana y Ángeles, también acudieron al acto y con el permiso de la familia portaban carteles con la imagen de Nuria. Están tristes porque la menor sigue en estado muy crítico, fue operada dos veces y se está a la espera de su evolución durante las primeras 72 horas,: “Tenemos un hilo de esperanza muy fino al que nos estamos agarrando”. Rememoran que “tenía toda la vida por delante y ahora se la han roto”. La joven “iba a empezar la ESO, tenía esperanzas de hacer una vida, quería ser militar de mayor”.

Otro motivo de dolor añadido en este suceso es que las dos familias implicadas “eran amigas, muy unidas y nadie se esperaba lo que iba a pasar. Tanto los padres como los niños eran amigos”, señalaban ayer en la Plaza Mayor de O Carballiño. Unos lazos que ahora quedarán rotos.

Una de ellas razona que “no sé qué clase de juventud nos espera con estas cosas que pasan, es una gran injusticia. Ella es preciosa, encantadora, no damos crédito a lo que pasó. Es imposible que unos niños acaben haciendo esto”. Y del agresor asegura “no sabemos nada y no queremos saber, lo siento por sus padres”. De su carácter apuntan que “a simple vista era normal, no daba la sensación de que fuera hacer algo así, no tenía un comportamiento por la calle agresivo ni nada por el estilo. No quiero imaginar por lo que estará pasando ahora la familia, supongo que no se lo esperaban y estarán derrotados”.

“Le estamos dando mucho apoyo a nuestra amiga"

decoration

Las cuatro amigas de la madre de Nuria apuntan que “le estamos dando mucho apoyo a nuestra amiga porque su situación no es la mejor, pero también entendemos lo que puede estar sufriendo la familia del niño. Nadie se lo esperaba y es un golpe muy duro para la villa”.

Han estado acompañando a su amiga en el hospital, a su lado, y tras ser operada la niña ahora esperan a ver cómo evoluciona, ya que “hay un hilo de esperanza muy fino”. Además de en la cabeza, presenta daños en la cadera, en la columna, entre otras lesiones. Manifiestan que la familia lo que pide es “justicia para que esto no le vuelva a pasar a otra madre, que esto no quede impune, que la Ley del Menor se pueda reformar de alguna manera y que ésto que ocurrió sea el principio de medidas para que no le pase a nadie más”.

Violencia y redes sociales

O Carballiño está muy consternado ante este trágico hecho. A los vecinos les cuesta creer que en una villa como ésta suceda algo así. “Estamos acostumbrados a escuchar este tipo de sucesos en personas adultas, casos de violencia de género, pero que algo tan brutal lo protagonicen dos niños es muy difícil de aceptar”, comenta una vecina.

Por su parte, hay quien pone el ojo también en la influencia negativa que las redes sociales están ejerciendo en los niños, fomentando comportamientos agresivos. “Nuestros hijos viven con paranoias en Internet solo se valoran las payasadas que hacen, las cuelgan en Facebook e Instagram, ahora solo se valora cuanto más idiota eres, y más burradas haces. Como es posible, por ejemplo, que un chico que asesine a alguien tenga un club de fans. Ya perdimos el norte, y la gente ahora es muy agresiva”.

Las amigas de la víctima mandándole ánimos a la joven. //FERNANDO CASANOVA

Compartir el artículo

stats