Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

félix rubial | Gerente del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras

“Los centros de salud empezarán a recuperar la atención presencial prepandémica”

Félix Rubial, gerente del área sanitaria de Ourense. | // IÑAKI OSORIO

Los casos activos siguen descendiendo en la provincia y se respira optimismo. Un 85% de la población diana ya está inmunizada con la pauta completa y se prevé llegar al 100% a finales de este mes. 557 casos activos ayer, 20 pacientes hospitalizados y 8 en UCI, pero la muerte de un hombre de 91 años en las últimas horas en el CHUO. “Hay que ser prudentes”, reitera el gerente del área sanitaria, Félix Rubial, que insiste en que todavía es necesario mantener medidas de protección social e individual. La pandemia no solo no se ha acabado, sino que “tenemos que acostumbrarnos a convivir con el

–¿En qué fase estamos de esta quinta ola?

–Estamos en la cola final. En el área sanitaria mantenemos todavía una incidencia acumulada a 14 días en torno a 200 casos por cien mil habitantes, pero a 7 días ya es de 85, lo que demuestra que estamos en una tendencia decreciente. La situación es bastante homologable en toda la provincia, con dos excepciones. Por una parte está Viana do Bolo, y por otra el eje que configuran A Pobra de Trives y Manzaneda. Los dos tienen un origen común y son dos brotes en distintas fases evolutivas. El de Viana do Bolo en disolución y el de Trives en fase de contención. El resto de la provincia, incluida la capital, está en una situación de franco decrecimiento en consonancia con lo que ocurre en Galicia y el resto de España. Esto hace que iniciemos el curso escolar con una mayor tranquilidad, sobre todo si al mismo tiempo llevamos este proceso paralelo de vacunación entre gente de 12 a 19 años, que nos va a dar un plus de seguridad en el inicio de la actividad académica.

–Sanidade aspira a finalizar septiembre con el 100% de la población vacunada. ¿Es posible en Ourense, o incluso podría anticiparse ese hito?

–Probablemente estemos en esas fechas. Ese es el objetivo que nos marcó el conselleiro a todas las áreas sanitarias y trabajaremos para que así sea. Ahora simplemente queda que esas personas que todavía no están inmunizadas tomen la iniciativa o se dejen persuadir por las iniciativas que, si se me permite la expresión, vamos a lanzar por tierra, mar y aire. Estamos trabajando con los concellos y con todos los profesionales de la sanidad, especialmente los de la atención primaria, porque cada uno de nosotros tenemos que ser un elemento de persuasión para que esas personas se inmunicen y aprovechen esta situación, en la que ya estamos en fase decreciente, porque todavía no sabemos qué puede ocurrir inmediatamente en el futuro.

"La vacuna no es esterilizante, pero tiene una altísima tasa de efectividad reduciendo la morbilidad, la severidad, y sobre todo, la mortalidad"

decoration

–El impacto de la vacunación ha sido claro en esta quinta ola?

–Los resultados son evidentes. Especialmente la reducción de la mortalidad y la reducción de la complejidad de las patologías que se producen. La vacuna no es esterilizante, como todos sabemos, pero tiene una altísima tasa de efectividad reduciendo la morbilidad, reduciendo la severidad y sobre todo la mortalidad. Y ese es el mensaje que hay que trasladar. Ahora se trata de un proceso más lento, menos masivo, pero igual de importante porque ya no solo se trata de hacer una protección social, sino de una protección individual, ya que estamos viendo que aquellas personas que no están inmunizadas tienen mayor riesgo de sufrir descompensaciones en su salud, ingresar e incluso de fallecer. Por lo tanto no estamos hablando de experiencias en ensayos clínicos, sino de experiencia en la vida real que nos trae estas evidencias.

–¿Está cuantificado ese grupo de personas que no se han inmunizado?

–No manejamos esa cifra. Tenemos ahora un porcentaje del 85% de población inmunizada con la pauta completa, nos faltan unas décimas para alcanzar esa cifra. Seguimos avanzando en la búsqueda de esas personas que no se manifestaron, o no fueron localizadas, o por alguna circunstancia no acudieron a los llamamientos masivos. Lógicamente esa búsqueda tiene que ser ahora más cuerpo a cuerpo, más personalizada, y en ese sentido creemos que tanto aquellas personas que tienen responsabilidades sanitarias y un ascendente a la hora de marcar criterio o opinión, como desde el ámbito social o político, podemos conseguir esa mayor protección social y menor morbilidad.

"Tenemos ahora un porcentaje del 85% de población inmunizada con la pauta completa"

decoration

–Llegada esta fase ¿se prevé el desmantelamiento de los puntos de vacunación masiva?

–En estos momentos todavía no se está planteando porque todavía quedan grupos importantes, pero sí es cierto que tenemos que ir pensando en la próxima fase, que probablemente resida en los propios centros de salud, en una atención de proximidad, haciendo equivaler la vacunación frente al COVID con otro tipo de vacunaciones que históricamente son lideradas desde la atención primaria.

–¿Cuándo se recuperará la atención presencial en los centros de salud?

–Es prematuro hablar de esto todavía, pero estamos a lo que se nos dictamine. Es cierto que en la provincia de Ourense las tasas de presencialidad son altas ya y son tasas de elección por parte del ciudadano, que decide en muchos casos donde deber ser atendido. Hay centros como el de Mariñamansa, en el que la presencialidad queda directamente a criterio del ciudadano y estamos tocando cifras del 60%. Ese es el objetivo, el siguiente paso de un proceso tranquilo, donde recuperemos esa actividad ordenada con la presencialidad que había antes.

–¿Qué tasas se manejan ahora?

–Tengo el caso claro de Mariñamansa porque lo estuvimos viendo estos días pero es muy distinto. En el rural probablemente ya son cifras de presencialidad prepandemicas, y en villas y centros de salud más urbanos todavía con un margen por completar. Es un proceso en el que teníamos que esperar a que el período estival acabase para completar la presencia de facultativos y de personal de enfermería y poder garantizar que esa presencialidad no comporta una mayor demora. Por lo tanto, es el momento adecuado para plantear esto y recuperar progresivamente los niveles prépandemicos.

"Tenemos que acostumbrarnos a convivir con este virus"

decoration

–¿Capítulo final?

–No no. Esto es la nueva normalidad. Tenemos que acostumbrarnos a convivir con este virus como con otros que se incorporaron en otros momentos de la historia. Este, en concreto, tiene una capacidad importante para mutar y para infectar incluso no respetando la tradicional inmunidad de grupo, y hay mucho todavía por hacer y por saber. Habrá segundas y terceras generaciones de vacunas que mejorarán la existente. La comunidad científica tendrá que decir cuál es la diana de futuras inmunizaciones, si son necesarias terceras dosis y qué perfiles. Por tanto, nueva normalidad reconduciendo y no penalizando el resto de patologías para seguir manteniendo la asistencia que teníamos antes. Hay que recuperar eso pero de otra manera, yo estoy convencido de que la atención no presencial vino para quedarse y va a ser muy útil.

“La quinta ola demostró que los jóvenes no son inmunes”

–¿Como se adaptará el sistema a esta nueva normalidad?

–Durante el tiempo que duren las siguientes olas vamos a tener que mantener un equilibrio entre lo que dedicamos a las patologías agudas derivadas de la pandemia con aquello que necesitamos para el resto de patologías, sin que ninguna de las dos salga perjudicada. Esto exige un esfuerzo de adaptación de los profesionales, los recursos y las infraestructuras. En eso en Ourense estamos de enhorabuena porque tenemos un gran volumen de obras encima de la mesa que van a transformar completamente no solo la hospitalización, sino la unidad de críticos y otros espacios ambulatorios tanto en atención primaria como hospitalaria. Hablo, por ejemplo, del Nóvoa Santos, centros en A Rúa, Ribadavia o Arnoia. Esas modificaciones estructurales van a estar dotadas de aquello que la pandemia nos exige para dar una respuesta adecuada. Adaptaremos las estructuras y características a la nueva realidad.

–¿Qué aprendizaje deja la quinta ola?

–Que hay que ser prudentes. Esta quinta ola rompió muchos paradigmas. Vimos que la gente joven no es inmune, tenemos la desgracia de que en esta ola falleció la víctima más joven de la pandemia en Ourense. Esto nos tiene que hacer reflexionar. Los profesionales ya la hemos hecho. La población tiene que tener claro que todavía tenemos que seguir una serie de medidas, que probablemente tendremos que mantener en los próximos meses, de carácter social, e individual que nos ayuden a llevar esta situación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 986 814 700.

Compartir el artículo

stats