Dos detenidos por agresiones y el “calvario” que relata una víctima de violencia machista

La junta de seguridad debatirá la próxima semana posibles nuevas medidas para atajar la conflictividad, con una pelea multitudinaria la noche de este viernes

Presencia de las policías Local y Nacional en los Vinos. // F. CASANOVA

Presencia de las policías Local y Nacional en los Vinos. // F. CASANOVA

Javier Fraiz

Javier Fraiz

Tras la agresión con un puño americano a un menor registrada la pasada semana en Ourense, la madrugada del viernes al sábado ha dejado nuevos episodios de conflictividad en la zona centro. Dos hombres fueron detenidos: uno por agredir presuntamente a un amigo de su exnovia –de la que tiene una orden de alejamiento varias veces incumplida, según la víctima–, y otro tras participar en una pelea multitudinaria registrada en los Vinos, en la calle Pena Corneira, tras el cierre de los locales de ocio.

La próxima semana hay convocada una junta local de seguridad, y sobre la mesa estará la posibilidad de acordar nuevas medidas para frenar la conflictividad. Hay que recordar que desde hace semanas, las noches de ocio son vigiladas por un operativo conjunto de Policía Local, Policía Nacional y Unidad de Policía Adscrita, para evitar altercados y reuniones ilegales del botellón, además de controlar los horarios, ruidos y medidas contra el COVID.

Minutos después de las 3 de la madrugada del viernes al sábado, tras el cierre de los locales de ocio, tuvo lugar una pelea entre varias personas en la calle Pena Corneira. Los agentes observaron a un hombre que sería detenido enzarzado en una disputa con otro. Mediaron y los separaron. Pero el varón estaba agresivo y se enzarzó con otro, teniendo los policías que separarlos de nuevo. No cesó en su actitud y se enfrentó con una tercera persona a la que dio varios puñetazos en la cara.

No solo hizo caso omiso a los agentes sino que presuntamente lanzó un fuerte manotazo que impactó en el pecho de un policía. El agresor, un joven de 21 años de República Dominicana y con domicilio en Ourense, fue detenido. Lo trasladaron al PAC y allí se mostró agresivo con un facultativo. De vuelta a comisaría golpeó la puerta de precalabozos y causó daños.

La sangre delata a un atacante

A las 3.15 horas, agentes de la Policía Local fueron requeridos por una persona que afirmaba que había alguien en el suelo en la Plaza do Trigo. La víctima, un joven de 24 años, tenía cortes y la cara ensangrentada, con posible rotura del tabique nasal. Dijo que fue agredido por el exnovio de un amiga –ella, testigo del hecho, lo ratificó–, un individuo que además, según la chica, tiene una orden de alejamiento de ella que presuntamente incumplió varias veces esa misma noche.

La joven sufre un “calvario” desde la ruptura en abril, hasta el punto de que lo ha denunciado varias veces y hay un policía que vela por su seguridad. Según afirma, su ex amenaza con pegar a cualquier hombre que vea junto a ella, llegando a canalizar sus amenazas por las redes. El presunto agresor estaba a pocos metros de las víctimas, con las manos manchadas de sangre. Según los agentes, reconoció que había sido el autor de la agresión.