La unidad contra los incendios: “Los fuegos por causas naturales son el 2%”

El grupo de investigación de fuegos forestales señala “la intencionalidad en las llamas de Vilar de Barrio” ELlama a extremar la precaución en el monte “las próximas semanas”

Las brigadas de incendios trabajando en una zona montañosa de la provincia. |   // IÑAKI OSORIO

Las brigadas de incendios trabajando en una zona montañosa de la provincia. | // IÑAKI OSORIO / A.G.T.

En Salvaterra do Miño, un rayo fue el detonante de quemar más de 210 hectáreas. En Rubiá, las llamas que se iniciaron con una colilla arrasaron 205 hectáreas. En Sobradelo (Carballeda de Valdeorras), una catenaria fue el inicio de un pequeño conato. Todos estos incendios tienen en común que la Unidad de Investigación de Incendios Forestales (UIFO), de reciente creación, encontró el inicio de las llamas y pudo determinar la causa que generó la devastación de masa forestal.

José María Carlés es uno de los dos coordinadores de la UIFO y reitera el mensaje del conselleiro de Medio Rural la semana pasada en Monterrei: “3 de cada 4 fuegos son intencionados en Galicia, hay algunos que se originan por causas naturales son el 2%”. La unidad, formada por 15 personas, tiene el objetivo de investigar y encontrar las causas que determinaron la inición de las llamas, pero ahora pueden ir más allá. “No solo se trata de encontrar la causa que originó el incendio, si no también el causante de las llamas si el fuego lleva la mano de una persona de por medio”.

Además, señala que “intentamos estar más encima del terreno con las cámaras que tenemos que cubren el 70% de la masa forestal y también con drones que nos aportan una gran visión y ahí podemos coger ‘in fraganti’ movimientos de personas que están predispuestas a realizar una actividad incendiaria o que pueden provocarla involuntariamente. En ese sentido, esa no es nuestra labor, nuestra meta es encontrar las causas y los posibles causantes, no podemos decir que un fuego fue intencionado de forma voluntaria o involuntaria”.

La colilla, que originó el fuego de Rubiá, entre dos piedras en los montes del municipio.   | // FDV

La colilla, que originó el fuego de Rubiá, entre dos piedras en los montes del municipio. | // FDV / A.G.Tesouro

Por ejemplo en Rubiá. El fuego más importante del verano en Ourense donde se quemaron más de 205 hectáreas se inició por una colilla mal apagada y por una circunstancias meteorológicas que favorecieron su dispersión. “El trabajo que hacemos es una labor a pie de terreno, cuando el incendio está extinguido, para encontrar la causa a partir del método de las evidencias físicas y científicas. Establecemos un perímetro, como hicieron mis compañeros en Rubiá, desde donde termina el incendio hacia dentro, es decir, al revés de como fue el fuego. Delimitamos esa área y vamos poniendo banderolas para saber cual fue la orientación de las llamas hasta que encontramos el punto de inicio, que en ese caso fue una colilla”.

"En el de Vilar de Barrio, hubo intencionalidad"

El segundo incendio más grande la provincia, el de Vilar de Barrio, que quemó 27 hectáreas aproximadamente tiene “claramente una intencionalidad”, pero desde la UIFO prefieren ser cautos ya que no tienen certezas. José María dice que “estamos estudiando las circunstancias que originaron las llamas, trabajando en la zona con todos los datos que tenemos, pero podemos anticipar que hubo una intencionalidad, aunque decir cuál era la intención o la motivación no nos corresponde a nosotros”.

Para la UIFO, las entrevistas con los vecinos y vecinas les permiten tener una radiografía más exacta del lugar y conocer más en profundidad datos para su base. José María comenta que “no solo los vecinos son importantes también, nuestros compañeros de las brigadas y de los servicios de extinción que nos ayudan en todo momento. Es una labor de equipo”.

Para hoy dan tormentas y desde la UIFO, señalan que “no estaría mal que lloviera un poco, aunque no de forma torrencial, para que mojara un poco el terreno y lo enfriara para las próximas semanas, donde pedimos a la gente que extreme las precauciones en el monte”.

Cuatro fuegos antes de las tormentas

Tras unos días de tregua donde la actividad incendiaria se localizaba en otros puntos de la geografía gallega, el miércoles durante la madrugada se registraron cuatro incendios que la suma de todas las hectáreas arrasadas contabilizaban 9 hectáreas. No eran devastadores y en la mayoría de los casos lo quemado era matorral. Pero después de las noticias de los vaciados de los embalses de titularidad nacional en la provincia, el Macizo Central Ourensano fue atacado de nuevo por varios flancos.

El primero se registró en A Pobra de Trives, en San Lourenzo, pasada las 22.00 horas y se dio por extinguido horas después, tras quemar poco más de 0.5 hectáreas. En dicho incendio, trabajaron dos agentes, seis brigadas y dos motobombas.

El Macizo Central Ourensano volvió ser atacado a medianoche en Chandrexa de Queixa, donde los agentes y los servicios de extinción de la llamas alargaron su esfuerzo y energía hasta altas horas de la madrugada para controlar un incendio que quemó así 4 hectáreas de moto raso. Sin embargo, los servicios de extinción vieron como horas más tarde, en el mismo concello empezaba otro foco donde trabajaron dos agentes, seis brigadas y seis motobombas para extinguir un incendio que arrasó dos hectáreas.

Además, el Macizo Central Ourensano se vio afectado por otro flanco, en este caso, en el municipio de Vilariño de Conso, donde u fuego se iniciaba a la 1.00 de la madrugada calcinando tres hectáreas también de monte raso, para extinguirlo cinco horas después, según informan los servicios de extinción. En dicho incendio, trabajaron dos agentes, tres brigadas, tres motobombas y dos técnicos. Estos fuegos precedieron a las tormentas que se esperan hoy en buena parte de la provincia de Ourense, que pone a concellos como Ourense, Carballiño, toda la Baixa Limia, A Limia y Verín en alerta amarilla por tormentas y meteorología adversa.

Suscríbete para seguir leyendo