Más reyertas a pie de calle: “Se nota que la gente está más irascible que antes”

Las fuerzas y cuerpos de seguridad señalan que notan un incremento de las reyertas en las horas de madrugada | Se refuerzan los servicios durante la noche del viernes y sábado

Varios agentes de la Policía Nacional en el corazón de Os Vinos. |   // F. CASANOVA

Varios agentes de la Policía Nacional en el corazón de Os Vinos. | // F. CASANOVA / A.G.t.

A.G.T.

A pie de calle, los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado describen que “la gente está más irascible”. Y es que desde que se acabó el confinamiento de la cuarta ola y se abrió el ocio nocturno, hay un aumento de reyertas y peleas en las calles de la ciudad. El primer fin de semana del ocio nocturno la primera.

El 4 de julio el vídeo de unas 20 personas circulaba por las redes sociales donde se veía que era un “todos contra todos” en el corazón de Los Vinos. El 15 de agosto, un grupo de cinco hombres rodearon, asaltaron y agredieron físicamente en Doctor Marañón a otro joven. Un trabajador de la limpieza le ayudo y lo llevó hasta casa. Además, este pasado fin de semana, un joven también fue agredido con un puño americano en la Plaza del Trigo.

Fuentes policiales aseguran que ven un comportamiento más descontrolado de una minoría de personas cuando cierran los locales de ocio nocturno porque “están en el auge de la noche” y las actuaciones se centran en la disuasión de las aglomeraciones, pero también en levantar atestado de reyertas y peleas.

A pie de calle, la Policía Nacional siente que “la gente está más irascible que antes y eso se nota en las reyertas en las que llevamos actuado, pero también en otro tipo de actuaciones como violencia machista”. Son “frecuentes” las peleas en el corazón de la ciudad de Ourense durante los días de madrugada. Vecinos del Casco Viejo señalan que “es raro que un fin de semana no se vea a gente peleándose, gritándose, tirándose vasos o botellas”. Desde la Policía Local notan también un incremento de aglomeraciones, si bien no tienen datos para confirmar ese incremento de peleas desde la apertura del ocio nocturno.

A pesar del refuerzo de los servicios durante las noches de viernes y sábado, con actuación conjunta de Nacional, Autonómica y Local, las reyertas tras el cierre de los locales de ocio nocturno se suceden. Un ejemplo son las tres las que trascendieron en dos meses a los medios de comunicación, pero habrá que esperar a las estadísticas de denuncias para confirmar lo que sienten los agentes a pie de calle. “Las ganas de fiesta a veces son desmesuradas y cuando lo juntas con el descontrol en alcohol, pasa lo que pasa”, dice un agente.

No es que aumenten las reyertas, si no que el respeto y los comportamientos agresivos durante la madrugada son “habituales” según señalan desde los cuerpos, incluso con agresiones a varios policías. De la pandemia “saldremos mejor”, se decía, pero lo cierto es que era un mensaje optimista y utópico.

Una patrulla de la Policía Local, en una imagen de archivo.

Una patrulla de la Policía Local, en una imagen de archivo. / FdV

Un menor herido en la cabeza con un puño americano

Fuentes policiales señalan que un menor de edad resultó herido este pasado fin de semana en el cráneo con un puño americano y que fue necesaria una atención médica para cerrarle la herida en el Complejo Hospitalario de Ourense. La Policía Nacional que estaba atendiendo una persona con un infarto, derivó la denuncia a la Policía Local que llegó sobre las 4.00 horas cuando el joven estaba en el Plazo del Trigo, sangrando por la cabeza, tras una reyerta donde otro, arropado por más personas, golpeó al menor con un puño americano. De momento, según fuentes policiales, no se ha identificado a ninguna persona involucrada.

Familiares del menor se encontraron con el agresor e intentaron grabarlo para poder tener pruebas e identificarlo, pero jóvenes afines al agresor rompieron el móvil y el agresor se escapó por las calles de la ciudad. Desde la Policía Nacional señalan que según la descripción del agresor es una persona de complexión delgada, de unos 25 años y un 1.80 de estatura, por si cualquier persona hubiera visto algo y tuviera alguna pista.