Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tRIBUNA LIBRE

La pandemia ha impactado en la vida sexual de las parejas

La pandemia ha impactado en la vida sexual de las parejas

Al principio de la pandemia se decía que con el confinamiento llegaría un nuevo baby boom, sin embargo la realidad ha sido totalmente opuesta. Probablemente ese tipo de reflexiones un tanto inmediatas, se distanciaban mucho de la perspectiva real de la naturaleza de los propios sujetos. Las parejas y las familias tienen su complejidad, y han pasado por múltiples situaciones impactantes. Y mucha gente permanece en sus dramas, sin haberlo podido resolver, se han sentido muy desbordados y vivido experiencias dramáticas.

Especialmente tantas vidas que fueron golpeadas por el encierro, se multiplicaron las dificultades en el empleo, los conflictos económicos, las relaciones bloqueadas, y caos abrumador en la convivencia. Nada de baby boom, los datos de natalidad se desplomaron, y los problemas en las parejas y familias se expandieron. Probablemente en algunos casos ya eran relaciones en crisis, más deterioradas y con el impacto pandémico se descompensaron hasta llegar a la fulgurante ruptura. En otros casos, las parejas, con la complejidad circunstancial desencadenada por el COVID no pudieron gestionar ni su mundo interior, ni el exterior, y llegó el fin de la relación, vía separación y/o divorcio.

En la investigación “Impacto de la pandemia de COVID-19 en el comportamiento sexual de la población. La visión del este y el oeste”. (Brazilian Journal of Urology), se analizan los comportamientos sexuales, y considerando los resultados de los factores psicológicos, biológicos y sociales, se evidencia lo previsto, la presencia del miedo, generador de ansiedad. El amor, los sentimientos, la afectividad, han quedado tocados, y han derivado en una sintomatología grave para los sujetos mas afectados. El incremento de las cifras de fobias, ansiedad, disfunciones sexuales, inhibición del deseo sexual, crisis de pánico, crisis de angustia, depresión, estrés, adicciones, etc…, son la pandemia destructora del equilibrio psicológico y de las relaciones íntimas. Enfermedades mentales o psicopatologías, ante una situación imprevista, impredecible, y fuera de control; de consecuencias devastadoras en múltiples planos de lo personal y lo social. Habiendo sido en las relaciones íntimas, donde se ha ensañado en demasía, por sus componentes emocionales y sensibles. El miedo trunca la sexualidad, se debilita, se bloquea, desaparece. Tiene que transcurrir un espacio temporal, para asimilar lo acontecido, conseguir el restablecimiento con una estabilidad percibida por el sujeto, para que las condiciones personales en lo sexual, consigan la activación de nuevo.

La sanación del miedo, la impotencia, la frustración, la rabia, la culpa, no se logra de un día para otro, y el estrés postraumático menos aún. Para remontar, interesa ser proactivos, implicándose con energía y compromiso, evitando la pasividad, que al fin es la muerte en vida.

Con perspectiva se divisa ya, que la pandemia ha traído, importantes transformaciones, la gente con más suerte, ha aprendido mucho, cada uno a su manera. Ese tiempo de desconexión, también ha sido de aprendizaje, reencuentro con el sí mismo, del sentido de la vida, de la valoración del aquí y el ahora, y transformación del trabajo y las relaciones. Un cambio social.

(*) Psicóloga

Compartir el artículo

stats