Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El olvido bancario del rural: en Ourense viven el 60% de gallegos sin cajero cerca

Casi 26.000 habitantes de 26 municipios de la provincia, el 28%, carecen de un punto para retirar efectivo | “¿Así quieren que Galicia progrese y la ‘España vaciada’ se vuelva a llenar?”, critica uno de los alcaldes

En Xunqueira de Ambía, como en otros municipios sin bancos, la idea es instalar un cajero en el bajo de la Casa do Concello. // IÑAKI OSORIO

Desplazarse a otro municipio o incluso cambiar de comarca para ir al banco a actualizar la cartilla, a consultar los movimientos en persona, a ingresar o retirar dinero del cajero es la solución que les queda a 25.870 ourensanos, el 8,4% de la población de la provincia, que residen en alguno de los 26 concellos –el 28% del total de 92– sin un punto en el que poder sacar efectivo.

Se trata de un servicio básico que escasea sobre todo en la provincia ourensana, en la que reside el 59,6% de los gallegos que no disponen de un cajero cerca. Es una carencia en lugares del territorio donde la población tiene una edad elevada y está menos acostumbrada al uso de la banca móvil, cada vez más generalizada por las entidades.

Según el informe del Banco de España ‘Infraestructura del efectivo y vulnerabilidad en el acceso al efectivo en España’, el número de residentes en lugares sin un lugar donde retirar dinero es de 2.072 personas de 3 municipios de Lugo –un 0,6% de la población–, de 14.409 de 8 concellos de A Coruña –el 1,3% de los habitantes–, así como de solo 1.073 vecinos de un municipio de Pontevedra (el 0,1% del censo de esa provincia). Un total de 43.424 gallegos carecen de cajero en su municipio, y cerca de un 60% viven en Ourense.

No tener un cajero es una situación kafkiana y tercermundista; a la banca se le permite todo

José Luis Gavilanes (PP) - Alcalde de Xunqueira de Ambía

decoration

El impacto del ‘apagón bancario’ para el servicio ciudadano es muy superior en esta provincia que, por ejemplo, en Lugo, a pesar de que el total de puntos de acceso al efectivo es casi el mismo, con 483 lugares en los que poder sacar efectivo en Lugo y 418 en Ourense. Hay un total de 1.465 cajeros en A Coruña y 1.079 en Pontevedra. Según el citado informe del Banco de España, que se dio a conocer esta semana, en el conjunto del país 1.187.851 habitantes no tiene cerca un cajero, lo que supone un 2,5% de la población nacional.

El porcentaje de residentes sin este servicio es más de tres veces mayor en la provincia de Ourense, una cobertura que todavía es peor porcentualmente en otros 14 territorios españoles que también acusan la falta de servicios en el rural y el mal que pone en riesgo a la ‘España vaciada’. Son Zamora (27,8% de habitantes sin un punto de acceso al efectivo), Ávila (21), Segovia (19,9), Salamanca (18,7), Palencia (18,2), León (16,5), Cáceres (14,8), Burgos (13,7), Soria (12,9), Cuenca (12,5), Guadalajara (12,2), Teruel (9,9), Huesca (9,8) y Lleida (8,8).

Una mujer retira dinero de un cajero automático. // ALBA VILLAR

Grados de vulnerabilidad

El Banco de España indica que 340.000 personas en todo el país viven en municipios con una vulnerabilidad alta (un 0,7% de la población española). Estos municipios se caracterizan por no contar con puntos tradicionales de acceso al efectivo, la distancia media al más próximo es de 9,4 kilómetros, la población mayor de 60 años supera el 40% del total y la renta disponible está por debajo de la media nacional. En líneas generales, son municipios pequeños.

Cerca de un millón de españoles viven en municipios con una vulnerabilidad media en el acceso al efectivo. En promedio, disponen de 0,6 puntos de acceso por cada 1.000 habitantes, la distancia media a ellos es de 3 kilómetros, el porcentaje de población mayor de 60 años supera el 35% del total y la renta disponible está por debajo de la media nacional. El tamaño medio de estos municipios es, aproximadamente, de 1.700 habitantes. Las provincias gallegas de Lugo, A Coruña y Ourense concentran cerca del 24% de la población de los municipios considerados de vulnerabilidad media.

“No tener un cajero es una situación kafkiana y tercermundista; a la banca se le permite todo. Este es un pueblo con un patrimonio impresionante y es alucinante que no haya ni un solo cajero”, critica José Luis Gavilanes (PP), alcalde de Xunqueira de Ambía (1.300 habitantes).

El municipio, uno entre la veintena de la provincia de Ourense –más de treinta en el conjunto de Galicia– que se han adherido al convenio con la Xunta y la Fegamp para la instalación de cajeros gracias a subvenciones de dinero público por parte de la administración autonómica –los Concellos aportan el local y asumen el mantenimiento y los gastos–, carece de servicios bancarios desde hace un lustro, lo que supone un trastorno no solo para los residentes sino para los numerosos peregrinos que desde hace semanas recalan en este concello por la Vía de la Plata.

“Llegan de una ruta de 30 kilómetros a pie y no van a hacer varios más para ir a Allariz, o coger un taxi para retirar 50 euros. A diario, los vecinos tienen que hacer maniobras, porque el servicio de transporte también funciona de aquella manera. En Ourense somos los olvidados, solo valemos para mantener las mayorías absolutas pero no contamos para nada. ¿Así es como quieren que Galicia progrese y la ‘España vaciada’ se vuelva a llenar?”, denuncia este veterano regidor.

La colegiata de Xunqueira de Ambía, uno de los atractivos del municipio. // I. OSORIO

El plan para instalar cajeros con dinero público en municipios sin bancos aún no se ha materializado

Una treintena de municipios de toda Galicia sin oficina bancaria –la mayoría pertenece a la provincia de Ourense, una veintena– se han sumado a un convenio con la Fegamp y la Xunta que permitirá la instalación de cajeros, gracias al dinero público, tras el cierre de sucursales y el recorte de servicios bancarios en los últimos años, desde la crisis financiera sobre todo.

La administración autonómica dedicará 2,8 millones de euros a subvencionar el financiamiento de los cajeros, mientras que los respectivos concellos aportan el local, y se hacen cargo del mantenimiento y de gastos como luz o limpieza.

Larouco, Arnoia, Petín, Lobeira, Os Blancos, Oímbra, Vilar de Santos, Carballeda de Avia, Xunqueira de Ambía, Chandrexa de Queixa, Xunqueira de Espadanedo, Piñor, Porqueira, A Teixeira, Melón, Cenlle, Rairiz de Veiga, A Peroxa, Taboadela y Pontedeva son los ayuntamientos de Ourense que, a fecha del pasado mayo, habían firmado el convenio.

“Enviamos documentación sobre la cesión del local, vinieron a finales de junio o principios de julio unos técnicos a verlo y aparentemente gustó, por su buena situación en un bajo del Concello. Hasta ahí es lo que sabemos”, dice el alcalde de Xunqueira de Ambía, José Luis Gavilanes (PP).

Este plan, anunciado por la Xunta hace dos años, aún no se ha materializado aunque, según algunos regidores, el proceso está en fase de adjudicación a una entidad bancaria que quiera hacerse cargo de la instalación. “Lo hemos solicitado, nos preguntaron si sería en exterior o interior, comunicamos que sería en un bajo del Concello y de momento no han vuelto han comentado nada. Nosotros nos responsabilizaríamos de la limpieza del local”, dice José Luis González (PP), alcalde de Piñor (1.100 habitantes).

Hace ya “unos 7 u 8 años” que este municipio carece de servicio bancario, y los vecinos que deban hacer algún trámite o retirar dinero tienen que desplazarse a Cea, a unos 10 minutos. Contar con un cajero en Piñor, en el edificio consistorial, “facilitaría las gestiones de quien venga al Concello, al médico o la farmacia. Al estar en un bajo del ayuntamiento, el personal podrá explicar cualquier duda a personas mayores que acudan”, valora González.

Una vista de la capitalidad municipal de Piñor. // F. CASANOVA

“En A Peroxa estará en Os Peares, en una parte alejada del municipio en la que podremos atender, además, las necesidades del Consorcio dos Peares”, dice el alcalde, Manuel Seoane, que agradece la medida al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, “porque entendió la problemática que supone para el rural”. En el caso de A Peroxa, sin tener donde retirar dinero los vecinos “deben aprovechar cuando van a Ourense, o desplazarse a O Carballiño, Ferreira de Pantón o Nogueira de Ramuín”.

Compartir el artículo

stats