Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cimborrio gótico de la Catedral peligra y se deshace “como arenisca”, avisa el deán

Afirma que “es preciso realizar una restauración patrimonial y retirar las humedades” | Además sufre el mal de la piedra

El cimborrio gótico de la Catedral de San Martiño, visto desde el interior de la seo. | // IÑAKI OSORIO

La Catedral de Ourense ha recuperado su pulso este verano, con la reapertura del servicio del cobro de entradas y visitas guiadas, que incluye la posibilidad de subir a la torre de las campanas, “pero tenemos un problema, hay que adoptar medidas de seguridad y patrimoniales urgentes, en alguna de las zonas, como la restauración interior y exterior del cimborrio”, advierte José Pérez Domínguez, el deán catedralicio. Con decenas de visitantes diarios a la catedral, este cimborrio gótico es ya un reclamo para los que lo ven desde el exterior.

Está situado sobre el crucero, es obra maestro Rodrigo de Badajoz entre los años 1499 y 1505, siguiendo los cánones del gótico muy decorativo que primaba en la etapa final de este arte medieval y el valioso cimborrio es fuente de luz, a través de sus doce grandes ventanales, que permiten que pase la luz solar e iluminan el interior de ese crucero situado 28 metros de altura. Además los ventanales exhiben en el interior la imagen de los 12 apóstoles.

“Es necesario actuar, porque aunque la visita a la torre de las campanas incluye una especie de aceras de piedra no podemos dejar a los visitantes que se asomen al cimborrio porque, además de las humedades que lo están dañando interior y exteriormente,” indica el deán sufre el mal de la piedra “que hace que se vaya desmenuzando y las areniscas caigan continuamente al interior”, explica. Es otra necesidad más de un conjunto catedralicio en continua labor de restauración, por sus dimensiones, por su antigüedad, y el por el amplio catálogo de capillas imágenes y patrimonio de artes sacro que alberga su museo.

Visita a la torre de las campanas

Según explica la empresa que gestiona las visitas a la Catedral de Ourense ya se puede disfrutar de nuevo de la subida a la torre del campanario, desde el que se divisan unas magníficas vistas sobre la ciudad . Se ha decidido reabrir este espacio a visitas turísticas, ampliando así la el recorrido y conocimiento de este templo tardorrománico, uno de los más importantes de Galicia y, el monumento más importante de Ourense. La torre, de estructura medieval y cuerpo exterior renacentista, está coronada por las ocho campanas de la Catedral, todas en bronce. La más antigua de estas campanas data del año 1700 y todas continúan repicando.

Compartir el artículo

stats