Una intervención "in extremis". La Policía Nacional de Ourense salvó la vida a una joven que intentó suicidarse en su casa del barrio de O Vinteún. Una amiga alertó de la situación al 091 el pasado día 2 de agosto sobre las 16 horas, movilizándose de inmediato el operativo. La chica no respondía a las reiteradas llamadas a su teléfono ni en su domicilio.

Ante el probable riesgo vital y la extrema urgencia de la situación, los policías consiguieron acceder al interior del domicilio sin causar daño alguno en la puerta ni en la cerradura.

Ya en el interior del piso localizaron a la mujer tendida sobre una cama, sin reaccionar a los estímulos de los agentes. Cuando llegó la ambulancia, a los pocos minutos, los policías ya habían conseguido que la joven reaccionase y que les dijese qué había ingerido: 26 comprimidos mezclados con alcohol.

Fue trasladada al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), donde fue estabilizada y, aseguran fuentes policiales, su vida no corre peligro.