Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete sanitarios del “Verín non se pecha” denuncian a Rubial y Doval por “injurias”

La Fiscalía archivó la denuncia y ahora recurren la decisión | Entienden que las palabras del gerente y el jefe de Ginecología del CHUO sobre el paritorio fueron “falacias”

Madres y vecinos en el paritorio de Verín. |   // FDV

Madres y vecinos en el paritorio de Verín. | // FDV

-“Cada vez hay menos partos, por lo que el personal acaba teniendo menos experiencia en casos complicados. Y eso puede ser un problema cuando un parto no va del todo bien”.

-“El problema non es solo los pediatras y los ginecólogos, sino también el personal de apoyo que tiene que estar en un parto. No todo el mundo sabe hacer una punción para una analítica en un recién nacido”.

-“Una unidad de neonatoloxía además de profesionales y de tener estructura necesita experiencia y la experiencia con tan pocos partos como los que tenemos en Verín se va perdiendo”.

-“No voy a consentir que ninguna madre de Verín ni ningún neonato de Verín tenga más riesgo de los que corresponden”.

Estas fueron las frases que el gerente del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco, Félix Rubial, y el jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia, José Luis Doval, enunciaron para cerrar el paritorio de Verín en noviembre de 2019 cuando aseguraban que tenían menos de 100 nacimientos por año y “falta de pericia”.

Siete sanitarios, dos facultativos y cinco del personal de enfermería, interpusieron una denuncia en noviembre de 2020 por “injurias” al entender que ambos estaban calumniando y desprestigiando al personal sanitario que trabaja en dicha unidad.

La denuncia se interpuso en el juzgado de Verín y se dio traslado a Ourense, donde la Fiscalía pide el sobreseimiento de la diligencia al entender que no son injurias. Los representantes legales de los sanitarios recurrieron la decisión mediante un recurso de reforma y subsidiario de apelación presentado a finales de julio donde exponen la disconformidad con la postura del Ministerio Público y se revoque para seguir con la instrucción de la causa. En ella, los denunciantes señalan que estas frases “menoscaban la buena fama de cualquier profesional de la medicina, en su condición de funcionario público” y que dichas oraciones “se realizaron públicamente con temerario desprecio hacia la verdad porque no era, ni es, verdad que la disminución de partos hubiera hecho que la experiencia de los profesionales se fuera perdiendo”.

Califican las palabras de sus superiores de “infamias” y denuncian el “atropello” al que fueron difundidos por la repercusión pública que tuvo en toda España.

“Difamación y falacia”

Entre los argumentos de los denunciantes para que se prosiga con la instrucción de la causa señalan que “las frases consistieron en una campaña pública de difamación para tratar de convencer a la ciudadanía de que lo mejor para su salud era que se cerrase el paritorio de Verín”. Y añaden que “y esa decisión se debió únicamente a la conveniencia política de suprimir un servicio básico en la comarca para ahorrar gastos, ya que en España el dinero es más necesario para los políticos que para pagar sanitarios”.

Finalizan preguntándose si “estas expresiones no suponen un ultraje hacia estas personas hasta el punto de pone en entredicho su profesionalidad para tratar de convencer a los ciudadanos de lo que es mejor para ellos”. Presentado el recurso, solo queda esperar a la decisión judicial.

Compartir el artículo

stats