Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACTUALIDAD MUNICIPAL

Reprobación pública al PP

PSOE, BNG, Ciudadanos y los díscolos de DO dan un “tirón de orejas” a los populares por reconciliarse con Pérez Jácome y mantenerlo al frente del Concello de Ourense

Los ediles populares sentado en el pleno del Concello de ayer que tuvo lugar en el Auditorio.   | // IÑAKI OSORIO

Los ediles populares sentado en el pleno del Concello de ayer que tuvo lugar en el Auditorio. | // IÑAKI OSORIO

El nacionalista Luís Seara tituló la moción que presentaba ayer ante el pleno del Concello de Ourense como una “Crónica de una traición anunciada”, para pedir la reprobación de los ediles populares que se reconciliaron con Pérez Jácome después de marcharse del gobierno, por una denuncia de los díscolos de DO ante la Fiscalía por la gestión económica que hacía el regidor ourensano, en septiembre de 2020 y volvieran al gobierno de la mano del líder de DO.

El acuerdo fue aprobado por los ediles nacionalistas, los socialistas, Pepe Araújo de Ciudadanos y también por los ediles díscolos de Democracia Ourensana. Una reprobación donde Pérez Jácome bromeó diciendo que “¿se puede reprobar por concejal?”, dejando constancia de las discrepancias de ambos partidos en el grupo de gobierno. Estas se hicieron palpables en el pleno con Flora Moure marcando territorio en vistas a 2023 diciendo que “con Pérez Jácome y DO nos separan muchas cosas, pero si es algo bueno para Ourense lo apoyaremos”.

Las distancias se agrandaron entre el PP y DO cuando Jorge Pumar defendió la promoción y potenciación del Centro de Iniciativas Empresariales con el regidor criticándole que “si tan importante era y es para Ourense, no sé porque no dijiste que querías las competencias en promoción económica”.

Las elecciones

Todos los partidos mencionaron el horizonte de las elecciones municipales de 2023 como la balanza que declinará si el pacto entre DO y PP les pasa factura y son los grupos de la oposición los que ganan más votos o todo lo contrario. Armando Ojea defendió que “afearíamos a conducta do PP de que non antepuxeran a presunción de inocencia en setembro de 2020, pero vendo o acordo da moción non podemos reprobar que volveran o goberno”. Y señaló que “o que nos resulta extraño é o comportamento do BNG nos últimos meses que ten unha falta de respeto absoluto sobre a presunción de inocencia”.

Por su parte, Pepe Araújo de Ciudadanos arguyó que “menudo papelón tienen ustedes, los ediles populares, al salir a la calle para tratar de justificar ante la sociedad las decisiones que toman y me resulta extraño que después de todas las faltas de respeto y los insultos que el señor alcalde les hizo, vuelvan con él y lo saquen en procesión todos los días”.

El PP echó las culpas al PSOE y el PSOE hizo lo mismo (¡Qué raro!).Flora Moure (PP) criticó la “superioridad moral” del BNG al presentar la moción y Rafa Villarino describió “como cortina de humo” los argumentos esgrimidos por el PP al tratar de justificar la marcha del gobierno en septiembre, el veto a Villarino y la vuelta al gobierno municipal. Todo en uno.

Como dice Pérez Jácome, “lo medible no es opinable” y lo que desde el seno del PP llaman estabilidad al gobierno, matemáticamente no es suficiente. Los populares son 7 y los ediles de DO son 3. Una suma insuficiente (10 de 27) para sacar acuerdos resolutivos en el pleno ya que son necesarios, al menos, 14 votos. Ahora, tocan vacaciones para algunos y si nada cambia dos años de rencillas y el mismo discurso. La cupoa es del otro, siempre.

Compartir el artículo

stats