Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"¡E molto bella!": El turismo de camino a Santiago, se enamora de la Catedral de Ourense

Miles de turistas de casi 30 nacionalidades han visitado el templo desde el 1 de julio, fecha de la reapertura del servicio de audioguías, con cifras “sorpresivas” según el deán y propias de la etapa anterior al COVID

Fotografía de Faro. | // FDV

“¡Molto bella!” exclamaba ayer Andrea, tras visitar la catedral de San Martiño en Ourense, ciudad a la que ha llegado en compañía de su marido Carlo, desde su ciudad de Molise, cerca de Nápoles. “Ya sé que Italia es la cuna del arte, pero esto es bellísimo y diferente a lo nuestro. Esta cúpula me tiene fascinada”, insistía.

Para la japonesa Taeko, residente en Madrid y de visita con su familia por la ciudad de As Burgas, la Catedral de Ourense fue “un descubrimiento precioso. Tiene una belleza sencilla que me recuerda a los templos budistas de mi país”, explicaba alzando la mirada a para disfrutar del Pórtico del Paraíso, una de las piezas de la seo que más sorprende a los turistas.

Son las sensaciones de algunos de los miles de turistas que han convertido la Catedral de Ourense, este verano, en la “meca” del turismo local por número de visitantes que recibe.

“Estamos sorprendidos, pues llegamos en solo un mes a cifras históricas, propias de las mejores etapas anteriores al COVID”, explica José Pérez Domínguez, deán de la Catedral de San Martiño. De hecho la oficina de turismo del Concello registró más de 5.000 turistas en julio, 1.000 más que en 2019, antes de la pandemia que paró el mundo.

En este mes de julio, el primero de reapertura del servicio de control de entrada con audioguías, servicio que gestiona la firma especializada ArtiSplendore, “nos han llegado viajeros de unas 30 nacionalidades, lo más bonito son los comentarios que hacen, les sorprende tanto la catedral como su contenido”, comenta Noemia Valado, coordinadora de ArtiSplendore.

A falta de termas públicas, ahora cerradas, y que eran el gran reclamo turístico, la catedral ha ocupado ya el primer puesto de lo más visto y votado por los turistas que vienen a Ourense.

Dos cuestiones influyen y es que “muchos son peregrinos que llegan de Francia, Alemania, también rusos, asiáticos, del Reino Unido que están haciendo el Camino de Santiago, pasan por Ourense, y se encuentran a menudo por causalidad, con una catedral que ellos desconocían”, dice el deán. Lo que más sorprende del templo a los visitantes es además del Pórtico del Paraíso, “la magnífica capilla del Santo Cristo, ese ejemplo del barroco gallego de Castro Canseco que les sorprende”, añade.

“No hay carteles indicativos”

La catedral sigue siendo esa gran desconocida, en parte porque “la mayoría de los turistas, salvo aquellos que vienen ya informados como especialistas, nos dicen que se la encontraron al recorrer la ciudad, por casualidad y entraron, no hay carteles informativos, solo dos”, advierte Noemí Valado, coordinadora del control de entradas a la Catedral de Ourense y encargada de promover en redes, y los valores de una seo que crece en seguidores, en buena parte gracias a su labor divulgativa.

El deán afirma que la catedral tiene a su favor para el visitante “ese legado único en lo artístico, pero también la posibilidad de disfrutarla sin aglomeraciones, pues es más grande que la de Santiago y no está saturada”.

Mientras, Noemia Valado continúa su trabajo divulgativa y de atención a visitantes disfruta de los comentarios de los turistas que le ayudan también a saber cuáles son sus preferencias y qué debe de ponerse en valor. Faltan señales informativas en la ciudad. El otro gran problema histórico de esa catedral es que está atrapada por edificios inconexos y sin valor que atrapan y y ocultan su belleza y eso es algo que deben solucionar los políticos.

“Soy budista pero ese templo es arte”

Taeko es japonesa, pero reside en Madrid con su marido y los tres hijos de ambos, con los que visitaba ayer Ourense y en especial la catedral de San Martiño. Para Taeko, “ha sido un descubrimiento” pues no es cristiana, sino “budista y sintoísta y esta catedral es puro arte, y me recuerda la belleza sencilla y serena de los templos de mi país, Japón. Es preciosa”.

Andaluces buscando románico "y fresquito"

Ayer entre ese discurrir de turistas de los más distintas nacionalidades y ciudades españolas estaban empezando a conocer Ourense, Mila, Carlos, Antonio y Eduardo, cuatro amigos andaluces, profesores, conocedores del arte y de la historia que acababan de llegar a Ourense pero ya salían de visitar la catedral de Ourense. "Unos conocidos nos nos dijeron que Ourense era la gran desconocida y es cierto. Estamos empezando a disfrutar del patrimonio románico y gótico", señalan pues en su Andalucía natal no abunda. El otro objetivo del viaje al norte, era al frío, puntualizó Mila, y han tenido la suerte de encontrarlo, en un verano atípico en Ourense, que no está registrando sus habituales 40 grados o más, con los que este encantador grupo de turistas, hubieran estado, como en casa.

Compartir el artículo

stats