Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense

Más de 350 gaitas sonaron en el techo de Galicia

En el Certame Celtibérico de Gaitas, que supuso el regreso de estas bandas, después de meses si programación por el COVID

Baita de Gaitas de Xinzo de Limia, los campeones de esta XII Certamen Celtibérico, ayer en Manzaneda |   // FDV

Baita de Gaitas de Xinzo de Limia, los campeones de esta XII Certamen Celtibérico, ayer en Manzaneda | // FDV

Más de 350 gaiteiros tocaron ayer en las cumbres de Galicia, en Manzaneda, dentro de la XII edición del Certame Celtibérico de Gaitas, que tenía además este año un significado especial “y por tanto emotivo para todos, pues era el regreso de los sones de las bandas de gaitas, después de un año y medio sin casi actividad a causa de la suspensión de la vida cultural por el COVID”, explicaba ayer Xosé Lois Foxo, director de la Escola de Gaitas y de la Real Banda de Gaitas de Ourense y organizador de esta cita.

Como en todo certamen hubo premiados, y la campeona fue la Banda de Gaitas de Xinzo de Limia. La subcampeona de esta doce edición fue la banda de gaitas El Gumilar, de Asturias.

“Además en esta edición los campeones del apartado de cuarto grado fueron los gaiteiros de Sâo Tiago de Cardielos en Viana do Castelo, por lo que habrá una próxima celebración en el Castelo de Cardielos” indica Foxo.

Homenaje a una cantareira

Pero los actos de celebración de este encuentro de puesta en valor de la música tradicional, comenzaron ya el sábado, con la celebración de una nueva edición del Serán da Seitura, que incluyó junto con conciertos y actuaciones, un acto “también muy emotivo”, subraya Foxo, con la inauguración de una estatua en homenaje a la ”cantareira” Ludivina Ludivina Pérez Ricoy, natural de Soutelo de Manzaneda, que falleció en 2017 a los 86 años de edad “y que permitió recuperar temas del cancionero tradicional, muchos de ellos que fueron pasando de generación en generación desde la Edad Media” , apunta Xosé Lois Foxo.

La labor de esta “cantareira” permitió recobrar buena parte del legado del cancionero de Manzaneda y de Terras de Trives. De hecho la homenajeada participó en la grabación del CD Gran Rapsodia de Aires Populares de Galicia de la de la Real Banda de Gaitas, que dirige el propio Foxo, tema que fue además el regalo de boda para el Rey Felipe VI y Leticia.

El encuentro de gaiteiros del domingo se celebró en un contexto de prudencia marcado por COVID que obligó a suspender de nuevo la Festa da Bica.

Compartir el artículo

stats