Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La excavación en la Cibdá de Armea descubre una cabeza antropomorfa de piedra del siglo I

Es de carácter romano y corresponde a la ocupación previa a las domus ya descubiertas | “Se trata de un hallazgo importante”

La cabeza antropomorfa del siglo I hallada en Cibdá de Armea.

La cabeza antropomorfa del siglo I hallada en Cibdá de Armea. FdV

La décima campaña de trabajos arqueológicos en el yacimiento romano Cibdá de Armea, de Allariz, no podía finalizar mejor. La intervención, desarrollada durante el mes de julio por el Grupo de Estudos de Arqueoloxía, Antigüidade e Territorio (GEAAT) del campus de Ourense y una treintena de estudiantes en prácticas de universidades españolas, ha sacado a la luz una cabeza antropomorfa de piedra, del siglo I después de Cristo.

Este hallazgo corresponde a la ocupación anterior a la Cibdá, también de carácter romano, que el equipo ha podido documentar a través de excavaciones en las zonas en las que no hay pavimento de piedra ni elementos singulares. En esas zonas, explica el director del proyecto, Adolfo Fernández, “seguimos bajando hasta llegar a la roca y encontramos niveles de uso de otros momentos anteriores”. Esas estructuras o muros corresponderían a casas más antiguas y zonas artesanales que, explica, fueron amortizadas o reutilizados en las domus visibles actualmente y que conforman la ciudad romana ocupada durante los siglos II y III.

El equipo sostiene que esa cabeza de figuración humana estaría incrustada en la pared de una de esas casas antiguas bajo la domus: “Se trata de un hallazgo importante porque hay muy pocas cabezas de este tipo en el contexto gallego, alrededor de una veintena, y la mayoría relacionadas con cabezas de guerreros”, apunta el arqueólogo.

"Hay muy pocas cabezas de este tipo en el contexto gallego, alrededor de una veintena, y la mayoría relacionadas con cabezas de guerreros"

Adolfo Fernández. - Arqueólogo del GEAAT y director del proyecto.

decoration

De hecho, añade, “hallar cabezas antropomorfas en ambientes galaico-romanos es muy poco habitual; es un elemento de cultura material que no se encuentra todos los días”. En Armea se encontraron dos cabezas similares hace años, pero fuera del yacimiento.

Parte de los estudiantes de prácticas que trabajaron este mes de julio en las excavaciones. | // FDV

Lo interesante de esta pieza, explica Adolfo Fernández, “es que apareció en contexto arqueológico”. La cabeza tiene una dimensión aproximada de 60 centímetros y le falta la parte inferior. Está datada por los arqueólogos del campus alrededor de mediados del siglo I, lo que supone también un hecho relevante, ya que se trata de un contexto “claramente alto imperial”, afirma Fernández, lo que ratifica su carácter romano, frente a la esencia “indígena, castrexa” de otras cabezas similares.

Esta, que también tiene un enganche posiblemente usado para amarrar el ganado, será trasladada a los laboratorios del campus de Ourense para estudio. “Probablemente tuvo un carácter protector de la casa, la domus”, incide.

Atrio hallado en la intervención de este verano. FdV

La intervención, financiada por la Xunta y el Concello de Allariz, permitió ampliar el yacimiento 200 metros hacia el lado, excavando una nueva finca colindante. Estos trabajos se centraron en la domus del tríscele, en la que apareció un atrio “que es como un patio enlosado en el que se recogían las aguas del tejado”, y la del hexáscele, a la que se ha dado continuidad con dos estancias nuevas cuya funcionalidad todavía se desconoce. También se amplió la zona abierta de la calle central en la que se encontraron gran cantidad de restos materiales, como miles de fragmentos cerámicos, vidrio y metales de bronce y hierro. En otoño se realizarán tareas de consolidación de muros, tapado de estructuras y pavimentos, y musealización.

Compartir el artículo

stats