Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Campus Agua amplía su edificio con dos nuevas plantas para potenciar la investigación

Infografía del proyecto de ampliación, resuelto con dos plantas en el espacio de los soportales.   | // FDV

Infografía del proyecto de ampliación, resuelto con dos plantas en el espacio de los soportales. | // FDV

Dos años después de que los investigadores del campus de Ourense empezasen a ocupar la nueva sede del proyecto de especialización del Campus Agua, el edificio se queda pequeño. La necesidad de centralizar espacios y dar cabida a los equipamientos técnicos ha llevado a la Universidad de Vigo a planificar una ampliación del inmueble, que ganará 632,40 m2 de capacidad. La obra se adjudicó la pasada semana por 785.000 euros a la empresa Obras y Servicios Gómez Crespo SL y el contrato ya está formalizado, por lo que el inicio de los trabajos es inminente.

El proyecto es un trabajo de los arquitectos Alfredo Freixedo Alemparte y Pedro Diéguez Iglesias, de Oikos Estudio, y no afecta al diseño original, del que también son autores. Consiste en dos nuevas plantas construidas en el hueco de los soportales orientados al interior del campus, en la parte trasera del edificio, para lo que será necesario eliminar el techo de madera en ondulación y el pavimento adoquinado. En ellas se ubicará la nueva Planta Piloto de Industrias Alimentarias de la Facultad de Ciencias, que hasta ahora no había tenido un emplazamiento claro, y la sede del Centro de Apoio Científico-Tecnolóxico á Investigación, CACTI, que actualmente se encuentra a 14 kilómetros del campus, en el Parque Tecnológico de Galicia, San Cibrao das Viñas, por lo que su traslado facilitará el trabajo de los investigadores que necesitan realizar pruebas en alguno de los equipamientos singulares que ofrece este centro.

Bloque en el que se realizarán las obras. | // IÑAKI OSORIO

El edificio del Campus Auga se proyectó para fortalecer las infraestructuras de I+D del campus de Ourense y actualmente tiene 3.254 metros cuadrados construidos. La mayor parte están dedicados a laboratorios especiales, pero además, es sede permanente del grupo EPhysLab y de la agrupación estratégica CITACA, y acoge algunas de las aulas de la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio, que reparte su docencia entre este inmueble y el antiguo pabellón de Física, a la espera de contar con edificio propio de nueva construcción.

Problema de espacios

La falta de espacios que soporta este campus en los últimos años y que se agravará con la incorporación de nuevas titulaciones, como el grado en Relaciones Internacionales, el grado y máster en Inteligencia Artificial y el máster en Ingeniería Aeronáutica, se ha visto afectada también por la pandemia. Para reducir grupos, los centros han tenido que habilitar estancias dedicadas a otros usos y esto ha afectado a los laboratorios de investigación.

En octubre de 2020, y “como consecuencia de mayores necesidades en el campo de la investigación”, la Universidad de Vigo acordó ampliar las superficies del edificio actual para dedicarlas a este fin, y encargó la redacción del proyecto básico y de ejecución, licitado el pasado mes de mayo y adjudicado en julio.

El proyecto consiste en dar edificabilidad al espacio libre de los soportales, con altura suficiente para albergar dos plantas diferenciadas, baja y sótano, “con accesos independientes, pero conectadas con los núcleos de circulaciones del edificio a través de una burbuja de doble altura atravesada por un puente”, tal y como recoge la memoria descriptiva.

Diseño de la ampliación del edificio, realizado por Oikos Estudio. FdV

En el nivel bajo se sitúa la planta piloto, enfocada a las investigaciones en el ámbito alimentario, una línea en la que la Universidad de Vigo, y en particular la Facultad de Ciencias, ocupa un puesto destacado en el ranking mundial de Shanghái. En el nivel alto, que se corresponde con la planta baja y la entrada principal del edificio, se ubicará la sede del CACTI, un laboratorio con diferentes salas de preparado e investigación. Incluye aseos generales en la entrada y se proyectan espacios para una “sala blanca” con su correspondiente antesala y dos recintos insonorizados para los compresores que alimentan las distintas máquinas.

Gil Garrote, decano de la Facultad de Ciencias de Ourense. Iñaki Osorio

"La planta piloto es una reivindicación histórica; tendrá uso docente y aplicaciones industriales"

El decano de la Facultad de Ciencias, Gil Garrote, prevé poder utilizar las nuevas instalaciones a lo largo del próximo curso. “Lo idóneo sería que la planta piloto estuviese en nuestro edificio, pero ante la falta de espacio, desde el principio apostamos por el Campus Agua”, señala. La infraestructura albergará los equipamientos científicos y tecnológicos de última generación que el centro logró en la convocatoria del Ministerio de Ciencia e Innovación. “Esta planta es una reivindicación histórica en la que se han implicado la mayoría de investigadores de la Facultad. Tendrá uso docente, porque el alumnado podrá acercarse y ver el funcionamiento de máquinas muy similares a las que usarán en la industria, y también tendrá aplicaciones industriales”, explica el decano. La investigación se centrará inicialmente en líneas de productos cárnicos, lácteos, bebidas, pescados y vegetales, pero con posibilidad de ampliar. “Es importante porque la industria podrá utilizar la planta para experimentar a menor escala nuevas formulaciones de alimentos”, destaca.


Compartir el artículo

stats